viernes, 26 de febrero de 2021

El rompehielos ARA Almirante Irizar se dispone a concluir la campaña antártica


El rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar (RHAI) se prepara en la ciudad de Ushuaia para iniciar la tercera y última etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2020-2021, que tiene por objeto reabastecer las bases nacionales y apoyar las tareas científicas en el Continente Blanco.

La embarcación emblema de la Armada Argentina regresó al puerto de la capital fueguina el viernes 19 de febrero, tras recorrer 6.200 millas náuticas en 35 días de navegación, que le sirvieron para reaprovisionar las bases Marambio, Esperanza, Orcadas, Belgrano II y la científica Carlini.
Una vez en la terminal portuaria, el RHAI comenzó a prepararse para su próxima travesía con la colaboración de otro buque, el (B-3) ARA Canal Beagle (TRCB), que llegó a Ushuaia el lunes 22 proveniente de Buenos Aires, con carga y víveres.
Al mando del capitán de Corbeta Ulises Gastón Hoyos, el ARA Canal Beagle se "amadrinó" al rompehielos para traspasarle "alimentos congelados, cocinas de campaña y tanques de combustible, entre otras cargas generales", precisaron fuentes militares.
El buque dependiente del Comando de Transportes Navales había zarpado el lunes 15 desde la Dársena Norte del Apostadero Naval Buenos Aires, de modo de coincidir en Tierra del Fuego con el arribo del Irizar.
Las tareas logísticas se llevaron a cabo "siguiendo todos los protocolos sanitarios de prevención del coronavirus", teniendo en cuenta que la Antártida es una zona libre de Covid-19, explicaron los voceros consultados.
A su vez, el ARA Almirante Irizar está siendo sometido a fiscalizaciones relacionadas con la gestión de los residuos antárticos, por parte de funcionarios de la Secretaría de Ambiente de Tierra del Fuego.
Se trata de un trabajo conjunto entre el Comando Antártico Argentino, la Dirección Provincial de Puertos, la Secretaría de Malvinas, la Prefectura Naval Argentina y el Senasa, que busca "realizar una gestión integral de los residuos generados en las bases argentinas, siguiendo pautas técnicas y ambientales", explicaron fuentes del gobierno fueguino en un comunicado.
"Se descargan aquellos residuos con capacidad de tratamiento en jurisdicción provincial, para promover el empleo local de transportistas y operadores de residuos peligrosos y no peligrosos habilitados en la provincia", señaló la secretaria de Ambiente fueguina, Eugenia Álvarez.
Las autoridades provinciales también auditaron los contenedores que lleva el RHAI con residuos ordinarios e incluso históricos acumulados desde hace años en las bases, y su traslado hasta las plantas operadoras de modo de asegurar la trazabilidad de los materiales.
Durante la segunda etapa de la CAV, el rompehielos llegó hasta la base Belgrano II, la más austral de todas ubicada frente a un mar de hielo, y realizó el recambio de la dotación, lo mismo que sucedió en la base Orcadas.
A su vez, el traslado del personal que invernará en las bases antárticas se llevó a cabo desde Buenos Aires en aviones Hércules C-130 y luego en dos Twin Otter y helicópteros Bell 212, todos de la Fuerza Aérea Argentina.
El ARA Canal Beagle regresará a Buenos Aires una vez concluido el operativo logístico del Irizar.
La CAV se encuentra bajo control operacional del Comando Conjunto Antártico, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, y su objetivo es "realizar todas las acciones de abastecimiento de las bases argentinas y el apoyo logístico a las actividades científicas que desarrolla el país en la Antártida", explicaron las fuentes militares.





Fuente: Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa y Diario Jornada


viernes, 19 de febrero de 2021

Finalizó la segunda etapa de la Campaña Antártica de Verano


Luego de 35 días de navegación, el rompehielos (Q-5) ARA “Almirante Irízar” - RHAI arribó a la ciudad de Ushuaia.
Ushuaia – El rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irízar (RHAI), bajo un estricto protocolo sanitario, arribó a la ciudad de Ushuaia. Luego de navegar 6201 millas náuticas, finalizó la segunda etapa de la Campaña Antártica de Verano 2020-2021, la cual incluyó trabajos en las Bases Conjuntas Antárticas Marambio, Esperanza, Orcadas, Belgrano II y la Base Científica Carlini
El rompehielos y el aviso (A-23) ARA Bahía Agradable (AVBA) realizaron el reabastecimiento de combustibles, aceites, víveres, materiales de construcción, carga general y especial de las cinco bases que incluyó el itinerario. Esta tarea logística, al igual que el repliegue de residuos, se realizó en conjunto con dos helicópteros “Sea King” de la Segunda Escuadrilla Aeronaval (EA2H) y un helicóptero Bell 212 de la Fuerza Aérea Argentina.
También se efectuó el recambio de las dotaciones de las Bases Conjuntas Antárticas Orcadas y Belgrano 2.
Durante el período de navegación, entre cada base, se realizaron tareas de adiestramiento individual que incluyeron ejercicios de lucha contra incendio y rol de abandono de la unidad.
Durante los próximos días, se efectuará la descarga de residuos antárticos, proveniente de las bases, para su posterior tratamiento.
Además, se realizó el traslado del personal, que invernará en las bases, desde Buenos Aires hacia el continente antártico mediante los aviones Hércules C-130, dos aviones Twin Otter y los helicópteros Bell 212 de la Fuerza Aérea Argentina.
La CAV se encuentra bajo control operacional del Comando Conjunto Antártico, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerza Armadas, y su objetivo es realizar todas las acciones de abastecimiento de las bases argentinas y el apoyo logístico a las actividades científicas que desarrolla el país en la Antártida.






Fuente: Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa

lunes, 8 de febrero de 2021

Reabastecimiento de la Base Científica Carlini


Antártida – En el marco de la segunda etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2020-2021, bajo un estricto protocolo sanitario, la tripulación del Rompehielos ARA “Almirante Irizar” y la dotación de la Base Científica permanente Carlini, realizaron la descarga de material, la cual consistió en tareas de desembarco de combustible, carga general y material de construcción.
Para las tareas se emplearon los botes MK6 y las lanchas EDPV.
Durante el verano las actividades son intensas, ya que se realizan tareas de mantenimiento de vehículos, infraestructura, sistema de comunicaciones, etc. para dejar la base en condiciones óptimas para la invernada.
La CAV tiene como objetivo  realizar todas las acciones de abastecimiento de las bases argentinas permanentes y el apoyo logístico a las actividades científicas que desarrolla el país en la Antártida.

Carlini, una base con historia


La Base Científica Carlini está ubicada en la Isla 25 de Mayo y es administrada por la Dirección Nacional del Antártico y el Instituto Antártico Argentino. El personal encargado de las tareas logísticas pertenece al Componente Terrestre del Comando Conjunto Antártico, y a su vez cuenta con personal especializado en buceo antártico del Ejército y de la Armada, los cuales llevan a cabo la recolección de muestras. Para esta tarea cuentan con una cámara hiperbárica, que permite cumplir las tareas de buceo bajo normas específicas de seguridad. 
Fundada en 1953 bajo el nombre Refugio Naval Caleta Potter, al cual con posterioridad se le agregó una Estación Aeronaval; también fue conocida como “Jubany” en homenaje a un piloto de la Aviación Naval, que falleció en un accidente aéreo. En ella se sitúan el Laboratorio Antártico Multidisciplinario Carlini (LACAR) y el Laboratorio Argentino, donde se realizan principalmente estudios de la atmósfera.
Con la colaboración de Alemania, se instaló en 1994 el Laboratorio Dallman donde se abordan diferentes estudios de la biología costera y terrestre. También en convenio con el Instituto Nacional de Oceanografía y Geofísica Experimental de Trieste en Italia, se encuentra funcionando desde 2001, una estación sismológica.




















Fuente: Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa

jueves, 7 de enero de 2021

El ARA Almirante Irizar regresará a la Antártida el 12 de enero


El buque de la Armada Argentina se encuentra en la ciudad de Ushuaia preparándose para la segunda fase de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2020/2021 que comenzará a mediados de enero.

El Rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar tiene previsto zarpar del puerto local el próximo 12 de enero si las condiciones meteorológicas lo permiten. Mientras tanto será reabastecido en esta ciudad con carga transferida desde el aviso (A-23) ARA Bahía Agradable.
El buque de la Armada Argentina arribó a la capital fueguina los últimos días de 2020, después de concluir con éxito la primera de las tres etapas de la CAV durante 26 días de navegación.
En ese lapso, visitó las bases permanentes Carlini, Esperanza y Marambio, reabasteciéndolas y efectuando los recambios de dotaciones para la temporada de invierno de este año.
En su nueva travesía, la emblemática embarcación argentina tendrá como objetivos principales llevar a cabo el relevo de personal y el abastecimiento de la base Orcadas y la base Belgrano II, la más austral de todas las nacionales, durante un periplo de 30 días.
La extensión de esta nueva etapa dependerá de las condiciones de la zona, ya que el barco deberá atravesar sitios de mar congelado con hielo de varios metros de espesor, explicaron los voceros consultados.
A su vez, el buque está siendo sometido a fiscalizaciones relacionadas con la gestión de los residuos antárticos, por parte de funcionarios de la Secretaría de Ambiente de Tierra del Fuego.
“Se trata de un trabajo conjunto entre el Comando Antártico Argentino, la Dirección Provincial de Puertos, la Secretaría de Malvinas, la Prefectura Naval Argentina y el Senasa, que busca realizar una gestión integral de los residuos generados en las bases argentinas, siguiendo pautas técnicas y ambientales”, según aclaró el gobierno provincial.
“Se descargan aquellos residuos con capacidad de tratamiento en jurisdicción provincial, de modo de promover el empleo local de transportistas y operadores de residuos peligrosos y no peligrosos habilitados en la provincia”, explicó la secretaria de Ambiente fueguina, Eugenia Álvarez.
Las autoridades provinciales también auditaron los contenedores que lleva el Irizar con “residuos ordinarios e incluso históricos acumulados desde hace años en las bases, y su traslado hasta las plantas operadoras de modo de asegurar la trazabilidad de los materiales”, detalló la directora de gestión ambiental de la provincia, Andrea Bianchi.
La actual campaña antártica, se limita a las seis bases argentinas permanentes (Marambio, Esperanza, orcadas, Belgrano II, San Martín y Carlini” en tanto que no se abrirán ni las siete bases temporales (Primavera, Melchior, Cámara, Brown, Matienzo, Decepción y Petrel) ni os refugios y campamentos que utilizan los científicos.
También la orden es evitar las bases extranjeras, el contacto con turistas y en caso de ocurrir una emergencia en cual se deba intervenir, se activarán otros protocolos específicos que no se difundieron.

Fuente: " El sureño en la web"

martes, 5 de enero de 2021

Atos lanza un nuevo registro de velocidad para los buques de la Marina y las flotas mercantes


Atos lanza su último registro de velocidad electromagnética, CLETA, para proporcionar información precisa sobre la navegación a la tripulación de los buques militares y mercantes. Esta solución, de la gama de productos BEN Marine de Atos, equipará notablemente a los futuros buques patrulleros de alta mar (OPV) de la Armada Argentina.
El propósito de un registro de velocidad electromagnética (registro EM) es calcular y mostrar la velocidad y la distancia recorrida por el agua para que la tripulación pueda obtener información fiable y en tiempo real para ajustar su navegación. El sistema es necesario para operar el barco y aporta información clave al sistema de navegación.
CLETA integra las últimas tecnologías, cumple con las últimas regulaciones de las Organizaciones Marítimas Internacionales y tiene un diseño colorido e intuitivo que hace que sea fácil de usar. Una pantalla multifunción incluye datos de velocidad sobre el terreno del GPS, información sobre el rumbo (como la distancia total o diaria) y puede personalizarse para mostrar cualquier información adicional. El equipo de navegación también puede establecer umbrales de alarma para prevenir cualquier posible incidente.
Atos equipará notablemente a los futuros buques patrulleros de la marina argentina con su nueva bitácora CLETA EM. La Armada Argentina ya está familiarizada con los instrumentos de navegación BEN Marine de Atos, que se instalan a bordo de fragatas y submarinos y que han demostrado su robustez y fiabilidad. La elección del registro de velocidad CLETA refleja la sólida relación a largo plazo entre las dos organizaciones.
"Este registro de velocidad electromagnética es la última solución en la gama de instrumentos de navegación del BEN Marine. Combina la conocida calidad y fiabilidad de los productos de BEN Marine con las últimas tecnologías para proporcionar a nuestros clientes, ya sean civiles o militares, un sistema de navegación de última generación para sus buques", dice Bruno Milard, responsable de la Unidad de Negocio Aeroespacial y Electrónica de Defensa en Atos.
El registro de velocidad CLETA de Atos está totalmente diseñado y fabricado en Aix-en-Provence, Francia, y puede mostrar la información en cualquier idioma si se solicita.





Evacuación Sanitaria Antártica


 

La Armada Argentina, dependiente del Ministerio de Defensa, informa que ha realizado con éxito la evacuación sanitaria del Sargento Primero Mecánico José Espíndola -perteneciente a la dotación de la Base Conjunta Antártica Permanente San Martín- para ser trasladado a la Base Conjunta Antártica Permanente Esperanza.

El pedido de apoyo activó rápidamente las coordinaciones para la evacuación, por lo que el Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada (COAA) -a través del Comando del Área Naval Austral- ordenó el inmediato despliegue del Aviso (A-21) ARA Puerto Argentino (AVPA) que al momento del pedido se encontraba fondeado en Bahía Lasserre -distante 470 millas náuticas de la Base San Martín- cumpliendo funciones como Buque de Servicio Antártico (BSA) en el marco de la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC), que la Armada Argentina realiza con la Armada de Chile.
Luego de su arribo a media tarde a Bahía Margarita, en presencia de un gran campo de hielo de siete décimos, en una zona de difícil navegación por la presencia de numerosos escombros de hielo, destacaron dos botes neumáticos pasadas las 16 horas. Tras realizar una lenta navegación entre escombros de hielos, rodeando la Isla Millerand accedieron a la Base San Martín a través del Canal Powell -enmarcado por los glaciares Todd y Nordeste- navegando en una zona rocosa y de bajo fondo, con poco relevamiento batimétrico. 

Con un diagnóstico previo de fractura en su tobillo derecho, el sargento recibió las primeras curaciones, fue estabilizado y permaneció sin riesgos en su salud. Los botes del aviso “Puerto Argentino” navegaron más de 3 horas entre escombros de hielo, encontrándose cerca de las 20:30 con el de Base San Martín, realizando en ese punto intermedio el trasbordo, para luego dirigirse hacia el aviso “Puerto Argentino”, donde arribaron cerca de las 22:00 horas. 

Una vez el sargento a bordo del aviso “Puerto Argentino”, iniciaron una navegación directa hacia la Base Conjunta Antártica Esperanza, distante aproximadamente 600 millas náuticas, a la cual arribarán el domingo próximo.  

La exitosa evacuación sanitaria, realizada sin novedades de personal y material, en medio de un complejo contexto para la navegación, corona con orgullo y satisfacción el trabajo de una tripulación que respondió sin miramientos ni descansos, trabajando intensamente para auxiliar al camarada herido. 

Cabe destacar que la tripulación del Aviso ARA “Puerto Argentino” realizó la evacuación sanitaria bajo un estricto protocolo Covid-19, para lo cual su tripulación había realizado el aislamiento preventivo y testeos previos a su zarpada el pasado 10 de diciembre.










jueves, 31 de diciembre de 2020

El Rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar retornó a la BNUS



Finalizada la Primera Etapa de la Campaña Antártica de Verano, el Rompehielos (Q-5) ARA Almirante se encuentra en la Base Naval de Ushuaia.
Durante esta etapa, que se extendió durante 26 días, visitó las bases permanentes Carlini, Esperanza y Marambio; reabasteciéndolas y haciendo los recambios de dotaciones para realizar la invernada 2021.
En Ushuaia se encontrará con el aviso (A-23) ARA Bahía Agradable (AVBA), el cual le transferirá la carga necesaria para iniciar la segunda etapa.




miércoles, 30 de diciembre de 2020

El destructor (D-11) ARA La Argentina realizó tareas de control y vigilancia de los Espacios Marítimos de Interés


Dada la presencia de embarcaciones pesqueras de tercera bandera, permaneció en aguas del Atlántico Sur monitoreando el tránsito de buques extranjeros el límite de la Zona Económica Exclusiva.

Puerto Belgrano – A fin de cumplir con tareas de control y vigilancia de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA), el destructor (D-11) ARA La Argentina - (DELA), asignado a la División Destructores, realizó una singladura en aguas del Atlántico Sur que implicó cerca de 2500 millas náuticas. Durante la misma se realizó la verificación efectiva de 174 contactos. 
Los esfuerzos operativos se concentraron sobre la línea que delimita el borde exterior de la ZEEA, mar adentro, desde la altura de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB) hasta Rawson. Durante los 15 días de navegación se concretó el control efectivo de buques de tercera bandera, principalmente de China y Corea. Para ello se realizaron comunicaciones radiales y registro fotográfico de los Buques Pesqueros, corroborando permisos de pesca, datos técnicos y comerciales.
Desde el mes de diciembre, una flota de buques comerciales chinos cruzó desde el Océano Pacífico en dirección al Atlántico Sur. Previo a ello habían permanecido frente a las costas de Ecuador, Perú y Chile realizando sus tareas de pesca. Luego de su paso por el Estrecho de Magallanes, y al ingresar en aguas Argentinas, fueron detectados por la corbeta (P-33) ARA Granville (CBGR), unidad que verificó la singladura de los pesqueros hacia fuera de la ZEEA.
Para continuar con esas tareas de control y vigilancia, a la unidad perteneciente a la División de Patrullado Marítimo, se le sumó el DELA, dependiente del Comando de la Flota de Mar, el cual fue destacado desde la Base Naval Puerto Belgrano, hacia la milla 200. “En esta primera etapa y en esa zona, se registraron 20 pesqueros. Nuestra derrota continuó hasta el oeste de Islas Malvinas dentro de las aguas de jurisdicción nacional. Continuando la patrulla, el número de buques de explotación comercial se incrementó exponencialmente, registrándose así más de 100”, explicó el comandante del destructor ARA La Argentina, capitán de fragata Carlos Alberto Recio.
A fin de potenciar las tareas de control de los espacios marítimos, en las primeras horas de navegación la unidad de superficie incorporó un helicóptero AS 555 Fennec, perteneciente a la Primera Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EAH1). Esto permitió optimizar el funcionamiento del conjunto buque–aeronave, integrando a los pilotos y técnicos de las escuadrillas a la dotación del buque.
Una vez posicionados en la zona de interés, a la altura de la ciudad de Comodoro Rivadavia, comenzaron las tareas de Exploración, Vigilancia y Control. La aeronave, como parte orgánica de la unidad de superficie, colaboró en la identificación de distintas concentraciones de buques pesqueros, ampliando la capacidad de exploración de la unidad en la zona.
“La razón de ser de la Escuadrilla es operar de forma orgánica para aumentar las capacidades del buque en distintas misiones, como pueden ser exploración, búsqueda, rescate y la salvaguarda de la vida en el mar” explicó el Capitán de Fragata Juan Fermín Spadaccioli, jefe de la EAH1.
Además, expresó que la aeronave busca, encuentra e informa. Para ello cuenta a bordo con radar, GPS, un sistema navegador que permite mantener actualizada la posición del helicóptero, y si es requerido -como lo fue en esta oportunidad- la capacidad para realizar registro fotográfico y fílmico. Para la normal operación de la aeronave, la tripulación mínima está conformada por piloto, copiloto y un tripulante de vuelo.
“Lo que se hace desde la aeronave es transmitir información para que el comando del buque determine cuál es la situación legal, y cómo se procederá. Nosotros enviamos datos fehacientes de cuál es la posición del buque, si está navegando dentro o fuera de la zona económica exclusiva, y apreciar la actividad que está realizando. Pero la definición de la situación legal de la embarcación se termina de definir cuando la dotación de VRC realiza el correspondiente procedimiento de interdicción al buque, como supuesto infractor”, describió el Capitán de Fragata Spadaccioli.
La unidad naval, dependiente de la División de Destructores, en su misión de monitorear la actividad pesquera y el tránsito de embarcaciones por aguas nacionales; también incorporó a su dotación de Visita Registro y Captura (VRC) personal de la Agrupación Buzos Tácticos. Este equipo que se conforma en las unidades que patrullan la milla 200, es el encargado de realizar las operaciones de interdicción marítima; es decir, están capacitados en técnicas y tácticas, así como en el aspecto legal referente a la explotación ilegal de recursos marítimos nacionales.
Al igual que años anteriores en esta época, durante la temporada de la zafra del calamar cientos de buque pesqueros extranjeros se trasladan al atlántico sur. La Armada Argentina, destaca sus unidades de superficie a la zona, a los efectos de contribuir a brindar una alerta estratégica que permita la detección e identificación de posibles anomalías que constituyan indicios de una afectación de los intereses nacionales en el ámbito marítimo; estableciendo la vigilancia, control y preservación de los espacios marítimos de jurisdicción, como responsabilidad del Sistema de Defensa Nacional.









Fuente: Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa