martes, 16 de julio de 2019

Día de los Intereses Argentinos en el Mar.


16 de julio: Día de los Intereses Argentinos en el Mar.

“La política naval es, ante todo, una acción de Gobierno; pero es indispensable, para que tenga nervio y continuidad, que sus objetivos arraiguen en la Nación entera, que sean una idea clara, un convencimiento de las clases dirigentes, y una aspiración constante de todo el pueblo argentino.” S. R. Storni 
El 16 de julio, en homenaje al nacimiento del Almirante Segundo R. Storni, se conmemora el Día de los Intereses Argentinos en el Mar, instituido por el Congreso Nacional mediante ley N° 25.860 del 2004.
La conmemoración de esta fecha permite a los argentinos reconocer la importancia que tiene para nuestro país el extenso espacio marítimo; y recordar a uno de sus hombres más ilustres, quien sintetizó e instaló en la ciudadanía la problemática de los importantes intereses que tenemos en el mar. 
Durante toda su carrera en la Armada, Storni fue un brillante oficial dedicado al estudio, destacándose por sus dotes personales y profesionales. Perteneció al Instituto Argentino de Derecho Internacional, a la Sociedad Científica Argentina y al Instituto Oceanográfico Argentino. Una muestra de sus condiciones se rescata de las palabras pronunciadas por el Almirante Juan B. Basso al despedir sus restos: “En todas partes dejó la huella de su aguda inteligencia, de su capacidad de trabajo y de su eficiencia profesional. Su mente selecta sabía aislar lo trascendente de lo superfluo y abarcaba el panorama general de la situación”.
En oportunidad del primer Centenario de la Independencia, el entonces Capitán de Fragata Storni disertó en dos conferencias llevadas a cabo en el salón de actos del diario La Prensa sobre: “Razón de ser de los intereses argentinos: factores que facilitan u obstaculizan el desarrollo del poder naval de la Nación” y “Política Naval Argentina: problemas de la defensa nacional por el lado del mar”. A su vez, fue autor de la publicación “Intereses Argentinos en el Mar”, donde plantearía los lineamientos fundamentales que debía seguir la Nación para perfilarse hacia su proyección marítima e inserción en el mundo. 
En dicha obra, el Almirante Storni sostuvo que el poder naval se debía apoyar en tres pilares: la producción, los transportes propios y el comercio. También incluyó a la pesca, los puertos, los canales, el balizamiento, los faros, los astilleros, el turismo y los deportes, es decir, todas las capacidades que tiene una Nación para vivir y actuar en el mar. 
De esta manera, el Almirante Storni fue quien impulsó en nuestra sociedad la necesidad de considerar las cuestiones del mar y de avanzar para afianzarlas como políticas de Estado, desafío inmenso en un contexto donde sólo se ponderaba el desarrollo agropecuario, concentrado en la llanura pampeana. Es indudable la importancia de su contribución, alertando sobre el valor de lo que ahora llamamos Intereses Marítimos. Puso de manifiesto todos los problemas relacionados con el mar que tenía nuestro país, cuya sociedad –más allá de la Marina– comenzó a pensar en estos temas gracias a él. 
Un país como el nuestro, con una longitud en su línea de costa que supera los 5.000 kilómetros de extensión y una superficie marítima de más de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, representa un potencial económico y ambiental muy importante. Además de la responsabilidad asumida de brindar el servicio de búsqueda y rescate de vidas humanas en peligro en un área mayor a los 14 millones de kilómetros cuadrados. 
En los últimos 15 años, los Intereses Marítimos en nuestro país han ido adquiriendo una mayor relevancia. Muestra de tal hecho es que se finalizaron los estudios para determinar el límite exterior de nuestra Plataforma Continental y, a su vez, se concretó la iniciativa estratégica Pampa Azul para impulsar la investigación del mar y generar una conciencia marítima. 
También se tomaron medidas innovadoras de protección del ambiente marino, estableciéndose las primeras 3 áreas marinas protegidas dentro de la Zona Económica Exclusiva. En materia energética, se otorgó un fuerte impulso a la actividad de los hidrocarburos offshore mediante una licitación internacional con el objetivo de explorar y explotar las cuencas que se encuentran en las aguas más profundas de nuestros espacios marítimos jurisdiccionales.
El mundo de hoy en día reviste una mayor complejidad que hace un siglo y el ambiente marítimo no es una excepción. La presencia de nuevos actores, como los Organismos Internacionales y Organizaciones No Gubernamentales (ONG), presenta un escenario que permite consolidar los intereses argentinos, lo cual demanda un esfuerzo adicional. El tratamiento de los mismos requiere que varias Agencias del Estado trabajen en forma mancomunada y coordinada, porque conviven amalgamados aspectos científicos, ambientales, de la preservación de nuestros recursos, de seguridad de la navegación, energéticos, de formación de la gente de mar y políticas.
Además de la participación de mayor cantidad de actores y de intereses sectoriales, cabe resaltar la pesca, importante fuente de alimentos con perspectivas de potenciarse. Pero la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada socava los cimientos de una utilización sustentable del mar y demanda un aumento de la vigilancia y control de los espacios marítimos de interés nacional, instalando la necesidad de mayores capacidades de un alerta estratégica marítima.
En este sentido, para ampliar las capacidades de la Armada, se encuentran avanzadas las tratativas para la compra de cuatro aviones de exploración P3C ORION de la Armada de los Estados Unidos y, antes de fin de año, está previsto el arribo del primero de los cuatro Patrulleros Oceánicos de Alta Mar (OPV) adquiridos a la República de Francia.
Generar una fuerte conciencia marítima en la sociedad servirá para advertir las actividades que demandan poseer una Armada con las capacidades para vigilar, custodiar y defender los espacios marítimos y los objetivos estratégicos.
Así, los Intereses Marítimos continúan siendo objeto y, a la vez, instrumentos de la Defensa Nacional. La realidad demuestra que los conceptos del Almirante Storni de 1916 mantienen plena vigencia en la actualidad. Es imperativo conocer y cuidar nuestro mar, fuente de recursos y oportunidades para todos los argentinos y para nuestra posteridad.





  

Fuente: Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa

16 de Julio: Día de los Intereses Marítimos Argentinos


Mar del Plata, capital de los Intereses Marítimos
Reportaje desde la Historia

Por: Oscar Filippi


Hoy, martes 16 de Julio (1876), fecha del natalicio del Vicealmirante Segundo R. Storni, la Armada Argentina conmemora en su honor y por Ley Nacional Nº 25.860/04 del Congreso de la Nación, el “Día de los Intereses Marítimos Argentinos”. Desde el año 2004, por voluntad de la Cámara de Diputados de la Nación, Mar del Plata ha sido considerada por su ubicación geográfica, facilidades y actividades portuarias, la “Capital de los Intereses Marítimos Argentinos”. Por tal razón, el Comando del Area Naval Atlántica, adhiere a tan importante fecha.

Un reportaje desde la historia, nos demuestra la importancia de ser una nación marítima y el tiempo que hemos perdido en reconocerlo, siguiendo aun hoy, sin darnos cuenta de esa estratégica condición.
El mar encierra una de las principales alternativas de supervivencia de la humanidad en el Siglo XXI. Los argentinos somos los dueños de la cuarta plataforma marítima en extensión que posee el planeta, con posibles grandes reservas petroleras, con yacimientos de nódulos polimetálicos y sus caladeros están entre los más fértiles y apetecidos del mundo.
La superficie continental e insular de nuestro planeta, abarca sólo la tercera parte de su superficie, las dos terceras partes restantes son océanos y mares. La superficie apta para el cultivo de alimentos se degrada a razón de siete millones de hectáreas por año y como si fuera poco, para el año 2050, la población mundial se habrá duplicado.

¿Cuál será la alternativa alimentaria para semejante masa poblacional…?
Pregunta compleja para un mundo que cada vez tiene menos espacio y más población. Una ecuación preocupante para un país como el nuestro, al que le sobra espacio, le falta población y está lleno de recursos estratégicos.
Ha habido en nuestra historia, una ausencia total de planificación serena, inteligente y desinteresada de una verdadera política de Estado que marque un rumbo sostenido y coherente de nuestros intereses y obligaciones hacia un mundo que, al contrario de nosotros, se proyecta con objetivos claros a 50 años de las políticas que sostiene en curso.
Pero en ocasiones hemos tenido la suerte de encontrar argentinos que supieron dejarnos brillantes testimonios de sus conocimientos, desinterés personal y verdadero sentido de servicio a la patria. Me he tomado la libertad de realizar un respetuoso “reportaje en la historia” a uno de esos claros hombres que nos dejaron todo un legado en materia de conocimientos sobre los asuntos del mar, sobre los “Intereses Argentinos en el Mar” más específicamente.
En este reportaje, le he formulado preguntas de absoluta actualidad que él nos contesta desde la historia. Fue un gran marino, nacido en la Provincia de Tucumán, su anticipado y certero mensaje, quedó plasmado en dos brillantes conferencias dictadas en el Diario “La Prensa” en Julio de 1916.

Sr. Vicealmirante, ¿qué significa el mar para la nación argentina?

- En el carácter de nación independiente y soberana, con el inmenso y valioso patrimonio con el que entramos al juego de la vida, nuestra influencia creciente en los negocios humanos, nos plantearán obligaciones y exigirán esfuerzos que aún no hemos medido. Entre ellos nos encontramos frente a los problemas del mar y por el análisis de nuestra corta, pero instructiva historia, el mar encierra para la nación argentina los más vitales problemas, será el vehículo y sostén de su fortuna y de su gloria.
Toda esta hermosa región del planeta, tiene como principal y casi forzosa comunicación con el mundo, la vía marítima. Por esa vía entran todos los beneficios y por ella asoman todos los peligros.

Ud. menciona beneficios y peligros, ¿están en relación directa a nuestra extensión y recursos naturales?

- De nuestro patrimonio no podemos quejarnos; elementos y riqueza material, sobreabundan; falta saber si somos dignos de mantener este suelo, de cultivarlo y explotarlo en forma intensiva e inteligente, de hacerlo rendir su máximo beneficio en bien nuestro y en bien de la humanidad y de defenderlo de las posibles irrupciones extranjeras, para constituir en él un organismo fuerte y netamente argentino.
¿Es que hemos de permanecer enclavados en la tierra, para arrancarle sus frutos y esperar que otros los transporten, que otros nos comuniquen con el mundo, que otros vengan hasta imponernos la Ley en las aguas mismas del estrecho Mar Territorial? ¿O ha de ocupar la Argentina su parte de dominio y de usufructo en esa gran vía de la civilización que se llama el mar?

Ya hemos transitado el bicentenario, ¿Ud. considera que no hemos sabido desarrollar aun, una verdadera política naval nacional?

- Nosotros mucho hemos andado, pero aún nos falta una comprensión mucho más amplia de nuestros intereses en el mar y una acción mucho más vigorosa para afianzarlos. Las naciones, con frecuencia, tienen exigencias internacionales graves, inmediatas, que las obligan a tomar serias precauciones en el mar y sin dilación.
La política naval es, ante todo, una acción de gobierno; pero es indispensable para que tenga nervio y continuidad, que sus objetivos arraiguen en la nación entera, que sean una idea clara, un convencimiento de las clases dirigentes y una aspiración constante de todo el pueblo argentino.


Esa política entonces, ¿no es cuestión exclusiva de políticos y militares?

- Hay, entre los asuntos militares, algunos (precisamente aquellos más generales y que pueden ser tratados con los solos datos de la situación y configuración geográfica del suelo) que constituyen los problemas fundamentales de la defensa de los Estados. Esos problemas no caen bajo la reserva militar, puesto que pueden ser resueltos con los elementos de juicio que están al alcance de todo el mundo. Son la esencia misma de la defensa nacional y como decía el contraalmirante Mahan, no sólo deben ser conocidos por los hombres que gobiernan, sino por los ciudadanos todos de un pueblo libre y que así debe ser, no hay duda, puesto que, en tesis final, es el pueblo quien sufraga los gastos y quien da su sangre para la defensa.

A su juicio, ¿cómo podemos desarrollar un verdadero Poder Maval?

- Son tres las columnas que forman un verdadero poder naval: producciones, transportes propios y mercados. Ampliando el concepto, podemos decir: las producciones implican no solamente aquello que se puede exportar, sino el contar con los elementos indispensables para la construcción sostenimiento y progreso de un abundante material naval; los transportes propios (mercantes) exigen un desenvolvimiento considerable de la industria mecánica y constructora (astilleros); los mercados, una hábil y, a veces, una fuerte acción exterior; el conjunto, la potencia naval militar que es como el seguro de toda esa fuente de riqueza contra el riesgo de la guerra.


¿Se justifica en nuestros días, la inversión presupuestaria para mantener, actualizar y operar una marina de guerra?

- La existencia de una marina de guerra eficiente es para nuestro país una exigencia ineludible; pero su realización no debe hacernos olvidar, ni relegar a segundo término, los fundamentos del poder naval, sin cuya fuerza, la Nación Argentina no desempeñará en el mundo sino un papel mediocre y de eterna dependencia.


Luego de una brillante carrera naval, el Almirante Storni, falleció en la ciudad de Buenos de Aires el 5 de Diciembre de 1954.

En la nota, está contenida una muy pequeña parte de su gran legado sobre las cuestiones del mar, pero alcanza para preguntarnos, ante tamaña capacidad y decidido patriotismo, en este “reportaje en la historia” ¿En qué punto de nuestra historia, perdimos tan decididamente el rumbo?

Continúa el alistamiento del ARA Bouchard para ser entregado a la Armada Argentina


El pasado 11 de julio el Comandante en Jefe de la Armada Argentina, Almirante José Luis Villán, visitó las instalaciones de la empresa estatal francesa Naval Group, en el puerto de Toloun para supervisar las tareas de alistamiento del próximo ARA Bouchard, tal como será bautizado el OPV (Offshore Patrol Vessel - Patrullero Oceánicos) 90 "L´Adroit (P725).
Se espera que antes de diciembre ya se encuentre en el país y será asignado a la División de Patrullado Marítimo (DVPM) y su apostadero sera la Base Naval de Mar del Plata (BNMP).
Con el nombre de ARA Bouchard sera la cuarta unidad de la Armada Argentina que operará con esa denominación. Los anteriores fueron el Torpedero de 1° Clase entre 1890 y 1910, el Rastreador M7 entre 1936 y 1964 y el Destructor D-26 entre 1974 y 1984.










Fotos: Armada Argentina

miércoles, 10 de julio de 2019

Aniversario de la Incorporación del (B-1) ARA Patagonia al Comando

El pasado 9 de julio se cumplió un nuevo aniversario de la incorporación del Buque Logístico (B-1) ARA Patagonia (LGPA) al Comando Naval Anfibio y Logístico (COAL).

En aquella fecha, en un acto llevado a cabo en el Apostadero Naval de Buenos Aires (ADBA), y con la presencia del Presidente de la República y las máximas autoridades de la Armada Argentina, el buque fue asignado al COAL, donde continúa prestando los servicios de Petrolero de Flota, permitiendo extender el Poder Naval Argentino. Para dichas tareas se asocian dos procedimientos específicos, éstos son el RAS y VERTEP. La primera técnica, llamada RAS, por Replenishement at Sea (Rehabastecmiento en el Mar), consiste en la maniobra de traspaso de combustibles y líquidos desde la nave cisterna a otro buque en navegación. La segunda (VERTical REPienishement) utiliza a los medios embarcados (helicópteros) y por medio de sus eslingas se traspasan bultos.
El buque recibió su Pabellón Nacional el día 12 julio del año 1999, cuando cambió su nombre de Durance (A629) de la Marine National de la República de Francia, en la Base de Brest, por el (B-1) ARA Patagonia. Arribó a la Base Naval de Puerto Belgrano (BNPB), su actual apostadero, por primera vez, el 29 de agosto de 1999 e inmediatamente ingresó a Dique Seco para comenzar a recuperar sus capacidades.
El (B-1) ARA Patagonia es un multiplicador de fuerzas, como buque logístico dispone de una generosa capacidad de transporte de gas-oil, fuel-oil, municiones. combustible de aviación, agua, víveres refrigerados y carga general. Mediante el uso de sus cuatro estaciones puede traspasar dichos recursos. 
La unidad participa de los despliegues de los componentes del Comando de la Flota de Mar y fue destacada en varias oportunidades a ejercicios internacionales, con Armadas de otros países.A bordo del (B- 1) ARA Patagonia celebraron en 2005,  30 congresistas argentinos y chilenos el 20º aniversario del Tratado de Paz y Amistad entre ambos países. En septiembre de 2006 participó, junto con el destructor (D-11) ARA La Argentina y la corbeta (P-41) ARA Espora, del ejercicio combinado Integración con la Armada de Chile en aguas del Océano Pacífico.Ha visitado en varias oportunidades la Base Naval de Ushuaia (BNUS) participando en las Campañas Antárticas de Verano. Entre sus despliegues, la unidad integró las ediciones 2000, 2003, 2007 y 2008 del ejercicio combinado UNITAS, así como las ediciones 2006 y 2008 del Fraterno. Brindó apoyo a los buques escuela que participaron de la Regata Bicentenario Velas Sudamérica 2010 durante un largo trayecto en aguas de Brasil y Argentina
En junio de 2014 el buque se vio sometido a importantes reparaciones en el Dique de Carena Nº 2 del Arsenal Naval Puerto Belgrano, las cuales le permitieron mantener el nivel operativo. Para octubre de ese año, realizó maniobras DRY-RAS, en la que se conectan los buques pero no se transpasan líquidos, con el Transporte Rápido (B-52) ARA Hércules (TRHE).
En octubre de 2015 vuelve al mar y repite las maniobras DRY-RAS con los Destructores (D-10) ARA Almirante Brown y (D-13) ARA Sarandí y la Corbeta (P-44) ARA Parker. En junio de 2016 participa de maniobras junto a las Corbetas (P-43) ARA Spiro y (P-42) ARA Rosales.
En abril de 2017 el buque se destaca para prestar apoyo a las unidades que participan de la búsqueda del mercante "Stellar Daisy) y traspasa combustibles y víveres a la Corbeta (P-32) ARA Guerrico.
Para abril de 2018 visita la Base Naval de Mar del Plata (BNMP), para cargar combustible y otras tareas logísticas, para dar apoyo a los buques del Comando de la Flota de Mar que se ejercitaban en el Mar Argentino.









viernes, 5 de julio de 2019

La Armada Argentina regresa a los Ejercicios Unitas

Carga de vehículos al Transpote (B-4) ARA Bahía San Blas - Gaceta Marínera

El Destructor (D-10) ARA Almirante Brown (DEAB) y el Buque de Transporte (B-4) ARA Bahía San Blas (TRBS) junto a un despliegue de 372 efectivos participarán el mes próximo del ejercicio multinacional Unitas LX 2019, que se desarrollará en aguas de Brasil.
Los Unitas son ejercicios anuales realizados por la Armada de los Estados Unidos en conjunto con otras fuerzas navales latinoamericanas orientados a mejorar la interoperabilidad y establecer vínculos de confianza entre las naciones participantes, con el objetivo de contribuir a la estabilidad regional y a establecer relaciones recíprocas y de cooperación multinacionales.
Los ejercicios surgieron a partir de la Primera Conferencia Naval, que se realizó en Panamá en 1959, y se llevan adelante en el marco del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR).
Estas operaciones se realizaron por primera vez en aguas de Venezuela, el 28 de agosto de 1960, con el fin de entrenar, capacitar, cooperar y establecer vínculos de confianza entre las armadas de la región y cada año van variando sus sedes y el ejercicio se divide en tres fases: Atlántico, Pacífico y Caribe, alternando anualmente en sentido y contrasentido del reloj.
En esta oportunidad, el objetivo es conformar una Organización Multinacional con participación de las Armadas de nuestro país, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, México, Panamá, Paraguay y Perú para realizar ejercicios orientados a unificar procedimientos en tareas de protección y asistencia humanitaria ante situaciones de desastres naturales.
La última vez que la Armada Argentina participó de estos ejercicios con medios navales fue en 2011, también en Brasil.
Antes de zarpar rumbo al país vecino, las dotaciones desarrollan tareas de alistamiento en los medios navales, aeronavales y terrestres y realizarán pruebas de carga de cocinas de campaña, vehículos anfibios y camiones que usualmente se despliegan en operaciones de ayuda humanitaria.
También realizarán un entrenamiento en dos etapas: en la primera, se reproducirán los escenarios previstos en los simuladores del Centro de Investigación y Entrenamiento Marítimo y Fluvial (Ciemef) y de la Escuela de Técnicas y Tácticas Navales, y en la segunda fase se ejercitarán las operaciones en el mar.






Fuentes: Telam., Gaceta Marinera y propias

sábado, 29 de junio de 2019

Aniversario de la primera operación de helicópteros Sikorsky S-61D4 Sea King en el Rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar


El 29 de junio de 1979 se produjo la primera operación de helicópteros Sikorsky SH-3H Sea King de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EA2H), en la plataforma del Rompehielos de la Armada Argentina (Q-5) ARA Almirante Irizar (RHAI).

Desde ese entonces los helicópteros de la EA2H acompañan al RHAI en sus navegaciones antárticas, contribuyendo a la navegación del buque en aguas con hielo y trasladando los materiales logísticos y combustible a las distintas bases con que cuenta la República Argentina en el continente antártico.

El 0678-2-H-234 (CN: 61.498) tuvo el honor de ser la unidad que protagonizó esta nueva capacidad del buque, que recién era incorporado y reemplazaba al noble Rompehielos (Q-4) ARA General San Martín. 









Agradecimientos: Lorenzo Bori y Luis Romero

lunes, 24 de junio de 2019

Reunión de planificación ejercicio Viekaren 2019

El ejercicio se desarrollará entre los días 19 y 24 de agosto de este año.


Se realizó la reunión de planificación del ejercicio combinado “VIEKAREN”,  que en lengua yamana se traduce en “confianza”, se desarrolló entre las delegaciones de la Tercera Zona Naval y el Área Naval Austral, de la Armada Argentina.
Las delegaciones, lideradas por el Comandante del Distrito Naval Beagle, Capitán de Navío, César Miranda y el Jefe del Estado Mayor del Área Naval Austral, Capitán de Navío, Luis Rafael Sgrilletti, acordaron organizar de forma intercalada el ejercicio Viekaren, el cual está enfocado a incrementar la interoperatividad entre ambas armadas y entrenar las capacidades de respuesta combinadas, frente a una emergencia marítima en el Canal Beagle.
Durante las jornadas, los participantes hicieron presentes sus puntos de vista y experiencia para aportar a la organización del ejercicio, concordando en las actividades a realizar y finalizando con la firma del acta correspondiente.
El ejercicio se desarrollará entre los días 19 y 24 de agosto y concreta la participación de las unidades de la Armada de Chile, el PSG Isaza, la LSG Alacalufe, y un helicóptero UH-05, y la LM ARA Indómita” y la Corbeta ARA “Granville”, además de una aeronave B-200 de la Armada Argentina.
Viekaren se realiza hace 20 años en las aguas del Canal Beagle, donde ambas Armadas comparten desafíos comunes respecto de las emergencias en una zona de alto tráfico marítimo, sujeto a complejidades meteorológicas y geográficas en común.

Fuente:El Pingüino

sábado, 22 de junio de 2019

Aniversario de la Afirmación del Pabellón de la Corbeta (P-33) ARA Granville

Corbeta Misilística (P-33) ARA Granville en su apostadero, la Base Naval de Mar del Plata - Mayo 2019

Un día como hoy, 21 de junio pero del año 1981, la Corbeta Misilísticas (P-3) ARA Granville, es asignada a la División de Corbetas para reforzar la línea de buques de esa División, sumándose a sus gemelas, la (P-1) ARA Drummond y (P-2) ARA Guerrico. La unidad arriba al País con un cañón doble Breda-Bofors de 40/70 mm en popa, al tiempo que los originales de 40 mm en las (P-1) y (P-2) son reemplazados por este mismo modelo. 


Preparativos para recibir combustible en plena navegación - Julio de 2007

Las tres corbetas, participaron de la Guerra de Malvinas. La (P-3), junto a la (P-1), formaron parte de la Fuerza de Tareas asignadas a recuperación de las Islas Malvinas. Reparada la (P-2), afectada por el fuego inglés en la reconquista de las Islas Georgias del Sur y junto a sus gemelas, entre el 16 de abril y el 5 de mayo patrullaron las zonas asignadas en el Golfo de San Jorge y Bahía de Camarones. Se intentó efectuar un movimiento de pinzas, para cercar a los buques ingleses, integrando, la unidad, la parte norte, junto al Portaaviones (V-2) ARA 25 de Mayo (POMA) y su escolta. El ataque misilero de las tres unidades hubiera continuado al ataque de los Douglas A-4Q de la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque (EA33) desde el POMA. El ataque, por distintos motivos, no pudo llevarse a cabo. Entre el 6 de mayo y el 17 de mayo cubrieron, en patrulla, la zona de Segunda Barranca y el Golfo de San Matías, que cubrieron nuevamente, entre el 24 de mayo y el 4 de junio, a la que regresaron entre el 8 y el 14 de junio.

La unidad operando en el Mar Argentino, fotografiada desde un B-200 Modificado (Prensa y Difusión de la ARA)

Con la incorporación de las Corbetas Misilísticas Meko 140A16, cambia sus indicativo, siendo designada (P-33) ARA Granville, mientras que sus gemelas pasan a ser (P-31) ARA Drummond y (P-32) ARA Guerrico.
Las tres corbetas de la Clase A-69 es su actual apostadero, la Base Naval de Mar del Plata, en mayo de 2011 (Luis Zunino)

Durante el año 1994 las tres corbetas son destacadas, por separado, a Haití, utilizando como asiento de operaciones la Base Naval Roosevelt Roads en Puerto Rico y participaron del bloqueo naval a Haití formando parte del Operativo Talos, dispuesto por distintas resoluciones de la Organización de Naciones Unidas.

Zarpada nocturna para participar de la búsqueda del pesquero Rigel, en junio de 2018 (Prensa y Difusión de la ARA)

A partir del año 2000, las tres unidades, son reasignadas a la División de Patrullado Marítimo (DVPM), dentro del Áreas Naval Atlántica (ANAT) y su apostadero habitual pasó a ser la Base Naval de Mar del Plata (BNMP). Actualmente cumple tareas de patrullado del Mar Territorial y opera en ejercicios con los distintos Comandos que forman la Flota de Mar (COFM), junto a aviones y helicópteros del Comando de Aviación Naval (COAN), submarinos del Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS) y elementos del Comando de la Infantería de Marina (COIM).

La unidad recibe combustible del Buque Logístico (B-1) ARA Patagonia en el Mar Argentino - Julio de 2007

viernes, 21 de junio de 2019

60° Aniversario de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración



1959 – 21 de junio - 2019




Génesis
El primer antecedente histórico acerca del interés de la Armada por los medios aéreos data del año 1908, cuando el entonces ministro de Marina Contraalmirante Dn. Onofre Betbeder ordena un profundo estudio sobre la factibilidad de emplear medios aéreos para la vigilancia y exploración de los estuarios y costas de nuestro país. En ese marco, la Armada Argentina comenzó la actividad de patrullaje marítimo Aeronaval en la década del treinta bajo el indicativo “P” (Patrulla).


Así las cosas, a partir del 17 de febrero de 1936 se creó la Aviación de la Escuadra de Mar integrada por las aeronaves “Consolidated PBY3-A”. Posteriormente, en el mes de marzo del año 1939 se conforma el Comando de la Escuadrilla de Patrulleros, pasando a depender de la Escuadra Aeronaval N°2.-
Durante el año 1946 y 1947 se incorporan a dicha Escuadrilla los aviones “Consolidated PBY5-A Catalina” y en 1954 llegan los “Martin PBM-5 Mariner”.-
A fines de la década del cincuenta, el intenso uso, y la carencia de equipamiento electrónico actualizado, imponía serias restricciones operativas; esta situación cambiaría sustancialmente tras la compra a la R.A.F. de ocho aviones Lockheed Neptuno MR Mk.I (correspondientes al modelo P2V-5), quienes a partir del  19 de septiembre de 1958 fueron arribando al país, pasando a integrar la 1° Escuadrilla Aeronaval de Exploración (constituida por Orden Ejecutiva N° 01/59 de fecha 07/02/1959)



El primer vuelo de dos “Neptune” (el 0408/2-P-101 y el 0411/2-P-104) en el país fue registrado sobre el estadio de la Base Naval Puerto Belgrano el día 20 de junio de 1959 durante la ceremonia de la jura de la Bandera.
El día siguiente - 21 de junio de 1959- ya con la incorporación oficial de dichas aeronaves (a partir del 20/12/1958) fue instituido como el de la creación de la ESCUADRILLA AERONAVAL DE EXPLORACIÓN, con destino en la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE) y dependiendo en ese entonces de la Escuadra Aeronaval N° 2.-
En esa época y debido a la complejidad de sus equipos, los aviones Neptune significaron una verdadera revolución técnica dentro del ámbito de la AVIACIÓN NAVAL, esta situación, abrió un amplio espectro de capacidades operacionales que se materializaron a partir del primer vuelo de operación antisubmarina real, realizado entre el 20 al 29 de octubre de 1959 en oportunidad de realizarse el “Operativo Comodoro Rivadavia” de búsqueda de un submarino no identificado en las costas de dicha ciudad.  Con su gran alcance, su operatividad en todo tiempo, el perfeccionamiento de sus equipos electrónicos y de sus armas hicieron de ella una unidad de fuerte resonancia dentro de las actividades operativas aeronavales, que le permitieron cumplir misiones diversas tales como: operaciones antisubmarinas (patrullando, cortinado, búsqueda, caza y ataque), operaciones de exploración (Control de Tráfico Marítimo sobre la Zona   Económica Exclusiva o “Mar Argentino”) y operaciones de minado.
La Escuadrilla comenzó a integrarse a los Operativos Unitas al año siguiente de su creación (1960) hasta 1981 (Unitas XXII). En uno de estos operativos (Unitas VI) llevado a cabo durante el mes de noviembre de 1965, el avión Neptune 0414/2-P-107, al momento de emprender el regreso de su misión nocturna, impacta contra una de las laderas del Monte Josafat en Río Grande do Sul, provocando la pérdida de toda su tripulación.
El 15 de septiembre de 1961, siendo las 08:00 horas despegó con rumbo sur el 0410/2-P-103 siendo su objetivo real el de efectuar un relevamiento fotográfico de las Islas Malvinas (incluyendo Port Stanley), las que son sobrevoladas a 2500 m entre las 13 y las 13:30 horas, cumpliéndose con el primer sobrevuelo de las mismas por un avión militar argentino en 20 años.
El 10 de septiembre de 1964 se registra el primer vuelo antártico de un P-2V-5 (el 0414/2-P-107) habiendo operado desde el aeropuerto de Comodoro Rivadavia, siendo el objetivo de la misión la de informar el estado de los hielos antárticos entre Joinville hasta la Isla Robertson (65° Lat. S), habiéndose arrojado correspondencia durante el sobrevuelo a las estaciones Decepción, Esperanza y Melchior.
Otro infortunio que enlutó a la Escuadrilla fue durante el 15 de septiembre de 1976, oportunidad en la que el Neptune 0644/2-P-103 tras efectuar un vuelo glaciológico (actividad en la cual los Neptunes se distinguieron ampliamente) impacta contra el Monte Bernard en la Isla Livingston (Shetland del Sur) produciendo la muerte de su tripulación. Los restos del Neptune son localizados recién el 24 de septiembre, desde un DHC-6 Twin Otter de la Fuerza Aérea; desafortunadamente, mientras se intentaba el rescate de las víctimas, el 19 de enero de 1977, cae en el mismo lugar, el Bell 212 AE-451 del Ejército Argentino concluyendo con la muerte de sus tres ocupantes. -
Luego de estas pérdidas y con la desactivación del 0683/2-P-105, resultó de suma urgencia la necesidad de obtener nuevos aviones para la Escuadrilla de Exploración, pudiéndose contar con cuatro SP-2H Neptunes a partir de enero de 1978 (0706/2-P-110, 0707/2-P-111, 0718/2-P-114 y 0708/2-P-112).-
         
Bautismo de fuego
Durante el conflicto por la recuperación de las Islas Malvinas, la Unidad contaba con dos Neptunes operativos los SP-2H 0708/2-P-112 y el 0707/2-P-111. A partir del 23 de marzo de 1982 y dentro del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur comienzan los vuelos de exploración anti-superficie como de búsqueda y rescate, desde la base operativa de Río Grande “Hermes Quijada” (Base Aeronaval Río Grande - BARG).
El día 2 de mayo de 1982, siendo aproximadamente las 17:00 horas el Destructor (D-29) ARA Piedrabuena informó que el Crucero (C-4) ARA General Belgrano había desaparecido de la superficie tras un supuesto ataque submarino por parte de las fuerzas inglesas. En forma inmediata se destaca a la búsqueda y rescate de posibles sobrevivientes el avión Neptune 0708/2-P-112 no obteniendo resultados. Posteriormente, continúa con esta tarea el 0707/2-P-111 logrando ubicar el lugar del naufragio; tras contactarse con una de las balsas se lanzaron marcas humosas y se transmitió la posición exacta.



A las 05:07 horas del día 04 de mayo de 1982 despegó de Río Grande el Neptune SP-2H 0708/2-P-112 con 11 tripulantes rumbo a las Islas Malvinas para efectuar un vuelo de exploración. En la posición 53° 4´Lat. S 58° 1´ Long. O se detectó la presencia de unidades de superficie, a las 07:10 horas, identificando el receptor AN/ALR 8 las emisiones de banda D de un radar Type 965 perteneciente a naves británicas. Se informa esta novedad al Comando de Aviación Naval, ordenándose el alistamiento de los AMD-BA Super Étendard de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque (EA32), equipados con los misiles Aerospatiale AM-39 Exocet. Al mismo tiempo se dispuso que el SP-2H mantenga el contacto con la formación naval inglesa, para confundir y evitar la identificación. Durante una de las maniobras de descenso hasta el nivel de los 500 pies, se desprendió de la estación alar uno de los dos torpedos MK.44. Una nueva marcación se obtuvo a las 08.43 horas y siendo las 09.20 el radar quedó inoperativo. Tras una ardua tarea de la tripulación se logró poner en funcionamiento, gracias a lo cual fue posible determinar que sobre la posición 52° 33´ S – 57° 40¨ O se encontraban navegando la formación enemiga. El resultado conocido de esta acción conjunta “de manual”, fue la destrucción de D-80 HMS Sheffield a 600 millas al SE de Puerto Argentino.   



Por su desempeño en acciones de guerra, la Escuadrilla Aeronaval de Exploración recibió las condecoraciones "Honor al Valor en Combate" otorgada por el Poder Ejecutivo Nacional y la "Cruz del Sur" del Gobierno y Pueblo de Santa Fe. Pilotos y tripulantes del Neptune 0708/2-P-112 recibieron las condecoraciones “Cruz de Oro al Mérito Naval” y  “Cruz de Plata al Mérito Naval” respectivamente, por lo actuado en la detección de la Flota británica y el guiado de aviones de ataque permitiendo el hundimiento del destructor HMS Sheffield.
El 30 de agosto de 1982 se cerraba una nueva página en la historia de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración al completarse su último vuelo del Neptune con 435,50 horas (en el conflicto).

Nuevo destino
Una nueva etapa se iniciaba a partir del año 1983 con el traslado de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración desde la Base Aeronaval Comandante Espora (Bahía Blanca) a la Base Aeronaval Almirante Marcos A. Zar (BAAZ) en la  Provincia de Chubut, pasando a depender a partir del 14 de abril de la Escuadra Aeronaval N° 6. 



Esta etapa tuvo como principal protagonista la incorporación de cinco aviones Electra L-188 a través de la Comisión “Programa L-188” (dos L-188C, dos L-188PF y un L-188AF). Las dos primeras de ellas arriban al país en noviembre de 1982 (el 0792/2-P-101 y el 0791/2-P-102). Y su línea de vuelo a partir del 11 de febrero de 1983 se había ampliado con tres PC-6B2/H2 Turbo Porter (6-G-2, 3 y 4) y tres Beechcraft B80 Queen Air (6-G-82, 83 y 84).
Paulatinamente los Electra L-188 fueron sometidos a una serie de modificaciones técnicas y estructurales por parte del Taller Aeronaval Central, para adecuarlos operativamente a tareas de Exploración, Antisuperficie y Patrullado Marítimo. -
Con el L-188E (sigla que identificaba a los Electras configurados en la versión Vigilancia Marítima –VM) el Comando de Operaciones Navales planificó fundamentalmente la realización de vuelos de Control de Tráfico Marítimo (VCTM) y control de la actividad ictícola dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Este empleo requería de un significativo esfuerzo económico, el cual era financiado parcialmente con fondos de la Secretaría de Agricultura y Pesca de la Nación y con recursos aportados por las provincias de Chubut y Santa Cruz.
La constante presencia sobre el Mar Argentino ha posibilitado que los aviones de esta unidad sean los únicos que han mantenido un contacto frecuente con las fuerzas aeronavales y de superficie británicas en proximidades de las Islas Malvinas. El 25 de julio de 1985 el L-188 0791/6-P-102 despegó desde la Base Aeronaval Río Grande para efectuar un vuelo de vigilancia marítima, entre los paralelos de la ciudad de Ushuaia y Comodoro Rivadavia, y destino final la ciudad de Trelew; el Vicegobernador de Chubut Dr. Juan Carlos Altuna se trasladaba a bordo como invitado, cuando sobrevolaba la posición 53° 12¨S – 65° 50¨O, a unos 170 mn de la costa a la altura de Cabo Vírgenes es interceptado por dos Phantom FGR-2 (XV240/B y XV495/C), los cuales acompañaron el Electra por espacio de unos 12 minutos. Otro incidente similar fue el 23 de marzo de 1989, interceptado por el Phantom XV497, mientras operaba conjuntamente con la corbeta (P-43) ARA Spiro. -    
La Escuadrilla Aeronaval de Exploración fue designada como responsable sobre el Atlántico Sur de la búsqueda y rescate. Así las cosas, el 28 de junio de 1984 se lleva a cabo la primera operación de rescate en apoyo al pesquero “Yee Chang III”. Con la puesta en servicio del 0791/6-P-102 se efectuaron las primeras prácticas de SAR con lanzamiento de “línea de mar”. El 7 de junio de 1987 el 0790/6-P-103 prestó auxilio al transporte YPF “Santa Cruz” que se declaró en emergencia por incendio a bordo.



Las actividades comenzaron a incrementarse, desde maniobras de lanzamiento de cargas durante ejercicios de cooperación con la Infantería de Marina hasta vuelos de demanda de terceros como ser el transporte de caudales del Banco Nación. Los requerimientos significaron vuelos a lejanos destinos como Roma, como el realizado en septiembre de 1993 por el 0790/6-P-103. Con el pasaje a “condición de alistamiento de la 1° Escuadrilla de Sostén Logístico” los vuelos de transportes se acrecentaron y tres Electras estaban disponibles en configuración transporte de personal y/o carga: el 6-P-103, 105 y 106.
En ocasión del Operativo “Relámpago”, desarrollado entre el 16 al 22 de noviembre de 1983 se utilizó el Electra “Wave” 0792/6-P-104 para la instalación provisional de un equipo MAE en el rango de 8/9000 Mhz de frecuencia realizándose así las primeras experiencias en la especialidad de inteligencia electrónica, siendo desactivado el 28 de octubre de 2002 luego de haber volado un total de 1307 horas.
Entre el 05 al 27 de marzo de 1988 la Escuadrilla participó en la Operación “Grifo” en aguas vecinas a la zona de exclusión, realizando tareas de custodia y recolección de datos con motivo de las importantes maniobras aeronavales “Fire Focus” realizadas por las fuerzas británicas en Malvinas.
Aún con medios reducidos se operó en distintas ejercitaciones con la flota, Operativo Austral V (entre el 22 y 27 de mayo de 1996) hasta que el día 27 de octubre de 1997, con los honores correspondientes, fue trasladada en vuelo la última aeronave ELectra L-188 en servicio (6-P-106) al Museo de la Aviación Naval con asiento en la Base Aeronaval Comandante Espora. 
El 14 de mayo de 1998 por disposición del Estado Mayor General de la Armada fueron radiados administrativamente cuatro aviones Electra: 0691/6-P-105, 0692/6-P-106, 0790/6-P-103 y 0791/6-P-102. La fecha formal de desactivación del último L-188E fue el 27 de septiembre de 1998 con el 6-P-106.-

Actualización
En 1996 en el marco de la Ley de Defensa Nacional, el Ministerio de Defensa Argentino, creo una comisión que tuvo como objetivo el análisis de los mecanismos de elaboración de inteligencia exterior, orientada a la lucha contra el narcotráfico. Esta instancia junto con el requerimiento de la Secretaría de Ganadería, Agricultura, Pesca y Alimentación (SAGPYA) que era la de disponer en forma urgente de medios aéreos de vigilancia que permitieran controlar la pesca furtiva en el mar territorial argentino; determinaron la asignación de una partida presupuestaria para adquirir un lote de aviones que permitieran cumplir eficazmente con los nuevos roles establecidos. Siendo el Lockheed P-3 Orion el modelo que más se ajustaba a esos requerimientos.
Por tal motivo la Armada Argentina efectuó un nuevo pedido especificando aparatos de la variante P-3B TACNAVMOD, que fue aceptado por los EEUU el 21 de octubre de 1996. Bajo este esquema, la Escuadrilla dispondría de 6 aviones P-3B Orion en línea de vuelo, cuatro de ellos operativos en forma permanente, mientras que otros dos se encontrarían en el normal programa de mantenimiento.



Simultáneamente entre el 29 de septiembre y el 15 de Diciembre de 1997 pilotos de la Escuadrilla realizaron cursos de instrucción, luego de que los aviones fueran trasladados del desierto de Arizona al Naval Air Depot de Jacksonville (Florida), utilizando los simuladores de vuelo del Fleet Replacement Squadron VP-30 “PROS” (Unidad de entrenamiento de la USN perteneciente al Comando que controla las diversas Alas de Patrulla del Atlántico Compatwingslant). Y, entre el 8 de noviembre y el 9 de diciembre de ese mismo año, también fueron capacitados los futuros ingenieros de vuelo.
En diciembre de 1997 se efectuó el traslado del primer P-3B Orion a la Argentina.  Este primer ferry, y todos los sucesivos, contemplaron una “pierna” inicial con escala en Tucson (Arizona), continuando hasta Roosevelt Roads (Puerto Rico). La segunda “pierna” comprendía el vuelo entre la Base Portorriqueña y la ciudad de Resistencia (Chaco) y una “pierna” final comprendida por un tramo sin escala entre la ciudad chaqueña y la Base Aeronaval Alte. Zar (Chubut) asiento operativo de todas las unidades de patrullaje y exploración dependientes de la Fuerza Aeronaval Nº 3 (FAE3).
El primer P-3B Orion Bureau Nº 152746 (6-P-53) arribo a Trelew el 8 de diciembre de 1997, tripulado por pilotos de la Reserva de la USN, acompañados por un contingente de 7 instructores de LSI, quienes permanecieron en la base por el termino de 4 semanas dictando cursos sobre el mantenimiento del modelo a mecánicos y técnicos, como así también supervisando el adiestramiento conjunto de Pilotos e Ingenieros de Vuelo. Esta fase de instrucción fue breve dado que el personal de la Escuadrilla contaba con la experiencia previa en aviones cuatrimotores. El alistamiento de nuevas tripulaciones se intensifico a partir del 16 de febrero de 1998 con la llegada del segundo P-3B Orion, el Bureau Nº 152763 (6-P-55). La escuadrilla realizo la ceremonia de recepción oficial de los aviones el 3 de Septiembre de 1998, el 16 de Septiembre y el 30 de Octubre de ese mismo año se incorporaron los Bureau Nº 152761 (6-P-54) y el N° 152718 (6-P-51), completándose las entregas el 27 de Junio y el 11 de Julio de 1999 con la llegada de los Bureau Nº 153419 (6-P-56) y el N° 152732 (6-P-52).
Los 6 aviones arribaron al país conservando los esquemas de pintura de su último operador en la USN.  Los 6-P-53, 54, 55 y el 56, exhibían el color Light ghost gray, mientras que los 6-P-51 y 6-P-52 aun mantenían el esquema combinado en color blanco y Light gray, utilizado por la USN entre la década de los 70 y mediados de los 80. A poco de su llegada el 6-P-53 recibió el nuevo esquema de pintura definido por la Amada Argentina.
Hacia fines de agosto de 1999, el 6-P-55 se convirtió en el segundo aparato en recibir el nuevo esquema naval, estando prevista su estandarización en la totalidad de los aviones, en la medida que recibirían las primeras inspecciones técnicas de importancia. El mantenimiento de la línea de vuelo estaría a cargo de mecánicos y técnicos de la propia Escuadrilla, efectuándose las inspecciones de 1er y 2do Escalón en el hangar de la escuadrilla, mientras que para la de 3er y 4to Escalón se recurre adicionalmente a los servicios del Departamento de Apoyo Técnico y contempla el traslado de los aviones hacia el Taller Aeronaval Central en la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE).
Debido al fin de la de la “Guerra Fría” muchas naciones que contaban con aeronaves de guerra antisubmarina debieron transformar su doctrina operativa y concentrar sus esfuerzos en nuevos roles de patrullaje marítimo y Argentina no fue la excepción, la Armada Argentina también debió adecuarse en este sentido y, aunque tampoco descuida el adiestramiento en operaciones ASW (Antisubmarinas), actualmente se encuentra avocada, a misiones de patrullaje para prevenir los delitos en aguas jurisdiccionales y adyacentes, controlando un litoral marítimo con 4650 Km. de costa que incluye al Río de la Plata y a la denominada zona común de pesca entre la Argentina y el Uruguay, el sector de las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur, la Antártica y la Zona Económica Exclusiva. En ese contexto, el P-3B Orion se a convertido en una eficaz herramienta de vigilancia, efectuando periódicamente vuelos de Control de Tráfico Marítimo (V.C.T.M.) con una duración promedio de entre 6 y 10 hs.
A través de la Agencia Nacional SAR Marítimo, la Armada Argentina ejerce sus competencias legales en cuanto a la salvaguarda de la vida humana en el mar (Ley Nº 22445) y conforme a este compromiso, junto al portón del hangar de la Escuadrilla, flamea en forma permanente la bandera “de guardia” ante cualquier requerimiento de operaciones de búsqueda y rescate, manteniendo en alerta permanente al menos un P-3B Orion con tripulación completa y disponibilidad en el término de 2 hs desde el aviso de alarma.


Es así que, el día 29 de marzo de 1998 tres militares argentinos desaparecen en inmediaciones de la Isla Laurie, ubicada en el archipiélago de las Islas Orcadas del Sur, por lo que el Comando de Operaciones Navales ordena el despliegue de un P-3B hacia la Base Aeronaval Río Grande, efectuándose entre el 2 y el 5 de abril sucesivos vuelos SAR.
El día 22 de abril de 1999 una aeronave P-3B Orion perteneciente a esta Escuadrilla efectuó una misión de 6 hs de duración en búsqueda de sobrevivientes del buque de bandera coreana “HANDOU 202” porque se había hundido en la milla 200 del Mar Argentino, a la altura de Comodoro Rivadavia, luego de desencadenarse un incendio abordo.
El día 11 de abril del 2007 una aeronave P-3B Orion acude en auxilio del Rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar, por sufrir un incendio a bordo, hecho que produjo el desalojo inmediato de todos sus tripulantes (sin tener que lamentarse víctimas).
El día 13 de marzo del 2008 el P-3B Orion 6-P-53 registró el 1er Cruce del Círculo Polar Antártico con este tipo de aeronave. Las Bases Argentinas sobrevoladas ese día fueron: Base Esperanza, Base San Martín (ubicada al sur del “círculo polar antártico”, 68º07’55” S / 67º08’12” O) y Base Marambio.
El día 17 de febrero del 2009 el P-3B Orion (6-P-54), realiza un vuelo SAR en la península antártica a la altura de la Base San Martín, lugar donde se encontraba varado el buque de pasajeros “Ocean Nova”.     



La incorporación del P-3B Orion, reconocido por su excelente versatilidad operativa, generó una gran expectativa en cuanto a su utilización para formar parte del Poder Naval Integrado, de esta manera le permitió participar desde el año 2003 en misiones de Paz Internacional, tal como lo son los Operativos Multinacionales Combinados: Panamax. 
Estos y otros sin número de acontecimientos forman parte de la rica historia de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración, con los hombres y mujeres que -han y siguen- formado parte de ella. Pero lo cierto es que, los que hoy conforman la Escuadrilla tienen el inmenso legado y la responsabilidad de mantener vivos estos sacrificios y esfuerzos realizados por sus antecesores. –

Prof. Pablo Marcelo ARBELETCHE
Corresponsal Naval y Delegado del Museo de la Aviación Naval (MUAN)
Coordinador de la Sala Histórica “Alte. Marcos A. Zar”
FAE3 – BAAZ – Trelew Chubut -
FUENTE DE INFORMACIÓN
Historiales de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración
Tomos I, II y III Historia de la Aviación Naval (Pablo E. Arguindeguy – Buenos Aires 1981)
Revista MACH 1 (Circulo Profesional de Aviadores Navales)
Monografías del Sr. Jorge Nuñez Padin (Serie Aeronaval N° 7, 21 y 23)
Archivos del Corresponsal Naval y Delegado del MUAN Prof. Pablo M. Arbeletche