viernes, 10 de julio de 2020

Un trabajo en equipo


En la Armada Argentina, el trabajo en equipo se traduce en resultados. Los medios empleados solo pueden ser usados en su máxima expresión gracias al trabajo de todo un conjunto de personal, que parte desde el Comandante y el resto de los oficiales, suboficiales y tropa que forman cada sistema de armas.
En esta ocasión, la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicóptero (EA32) del Comando de Aviación Naval (COAN) nos lo demuestra en imágenes, con la puesta en marcha del Sikorsky UH-3H Sea King 0884/2-H-243 en la Base Aeronaval Comandante Espora.












jueves, 9 de julio de 2020

Aniversario de la Incorporación del (B-1) ARA Patagonia al Comando Naval Anfibio y Logístico



El 9 de julio se cumple un nuevo aniversario de la incorporación del Buque Logístico (B-1) ARA Patagonia (LGPA) al Comando Naval Anfibio y Logístico (COAL).



En aquella fecha, en un acto llevado a cabo en el Apostadero Naval de Buenos Aires (ADBA), y con la presencia del Presidente de la República y las máximas autoridades de la Armada Argentina, el buque fue asignado al COAL, donde continúa prestando los servicios de Petrolero de Flota, permitiendo extender el Poder Naval Argentino. Para dichas tareas se asocian dos procedimientos específicos, éstos son el RAS y VERTEP. La primera técnica, llamada RAS, por Replenishement at Sea (Rehabastecmiento en el Mar), consiste en la maniobra de traspaso de combustibles y líquidos desde la nave cisterna a otro buque en navegación. La segunda (VERTical REPienishement) utiliza a los medios embarcados (helicópteros) y por medio de sus eslingas se traspasan bultos.
El buque recibió su Pabellón Nacional el día 12 julio del año 1999, cuando cambió su nombre de Durance (A629) de la Marine National de la República de Francia, en la Base de Brest, por el (B-1) ARA Patagonia. Arribó a la Base Naval de Puerto Belgrano (BNPB), su actual apostadero, por primera vez, el 29 de agosto de 1999 e inmediatamente ingresó a Dique Seco para comenzar a recuperar sus capacidades.


El (B-1) ARA Patagonia es un multiplicador de fuerzas, como buque logístico dispone de una generosa capacidad de transporte de gas-oil, fuel-oil, municiones. combustible de aviación, agua, víveres refrigerados y carga general. Mediante el uso de sus cuatro estaciones puede traspasar dichos recursos. 

La unidad participa de los despliegues de los componentes del Comando de la Flota de Mar y fue destacada en varias oportunidades a ejercicios internacionales, con Armadas de otros países.A bordo del (B- 1) ARA Patagonia celebraron en 2005,  30 congresistas argentinos y chilenos el 20º aniversario del Tratado de Paz y Amistad entre ambos países. En septiembre de 2006 participó, junto con el destructor (D-11) ARA La Argentina y la corbeta (P-41) ARA Espora, del ejercicio combinado Integración con la Armada de Chile en aguas del Océano Pacífico.Ha visitado en varias oportunidades la Base Naval de Ushuaia (BNUS) participando en las Campañas Antárticas de Verano. Entre sus despliegues, la unidad integró las ediciones 2000, 2003, 2007 y 2008 del ejercicio combinado UNITAS, así como las ediciones 2006 y 2008 del Fraterno. Brindó apoyo a los buques escuela que participaron de la Regata Bicentenario Velas Sudamérica 2010 durante un largo trayecto en aguas de Brasil y Argentina

En junio de 2014 el buque se vio sometido a importantes reparaciones en el Dique de Carena Nº 2 del Arsenal Naval Puerto Belgrano, las cuales le permitieron mantener el nivel operativo. Para octubre de ese año, realizó maniobras DRY-RAS, en la que se conectan los buques pero no se transpasan líquidos, con el Transporte Rápido (B-52) ARA Hércules (TRHE).
En octubre de 2015 vuelve al mar y repite las maniobras DRY-RAS con los Destructores (D-10) ARA Almirante Brown y (D-13) ARA Sarandí y la Corbeta (P-44) ARA Parker. En junio de 2016 participa de maniobras junto a las Corbetas (P-43) ARA Spiro y (P-42) ARA Rosales.
En abril de 2017 el buque se destaca para prestar apoyo a las unidades que participan de la búsqueda del mercante "Stellar Daisy) y traspasa combustibles y víveres a la Corbeta (P-32) ARA Guerrico.

Para abril de 2018 visita la Base Naval de Mar del Plata (BNMP), para cargar combustible y otras tareas logísticas, para dar apoyo a los buques del Comando de la Flota de Mar que se ejercitaban en el Mar Argentino.










miércoles, 8 de julio de 2020

Buque Polar Aurora Australis: Antártida e Industria Naval


Por Alejandro Vinazza (*)

El 25 de junio pasado salió a la luz, en medios de comunicación específicos marítimos, la noticia que el Ministerio de Defensa tendría intenciones de adquirir, por una suma cercana a los U$D 2 Millones, el buque polar “Aurora Australis” propiedad de la Empresa “P&O Maritime”, el cual se encuentra en la actualidad en Tansmania - Australia en estado operativo de uso.
Es indudable que la Argentina necesita buques con capacidades específicas de operar en aguas antárticas (polares), que puedan trabajar junto al rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar y que estén a tono con la necesidad logística de las campañas que año a año se desarrollan en el continente blanco. Es el criterio rector con que, desde el Ministerio de Defensa, se adquirieron remolcadores rusos que lograron modernizar la flota que la Armada operaba en la patrulla antártica, tanto como en el litoral marítimo.
Un antecedente más lejano pero de importancia relevante, fue la construcción, a inicios de la década de 1980, del Buque polar (B-1) ARA Bahía Paraíso, llevada a cabo en los Astilleros Principe, Menghi y Penco, hoy cerrados. Esta industria (gran generadora de industrias subsidiarias) ha mermado su producción desde hace tiempo, hasta su casi extinción. Sólo unos pocos astilleros y talleres mantienen a flote esta industria a base de esfuerzo y compromiso.
Como dato anecdótico pero fuertemente relacionado con lo expresado anteriormente, la UTN Facultad Regional Buenos Aires, en el año 2019, fue premiada internacionalmente por la Sociedad de Arquitectos e Ingenieros Navales (SNAME, en inglés), por el diseño de un buque polar, capaz de operar en complemento con el Rompehielos ARA Almirante Irizar. Este proyecto fue nutrido de los requerimientos logísticos de la Armada. Como novedad incluye la posible utilización de GNL como combustible, el cual es menos costoso y contaminante.
La Agencia TSS consultó en esa oportunidad al Ing. Alvarez, director del Departamento de Ingeniería Naval de la UTN FRBA, acerca de la posibilidad de construir el buque en Argentina, ante lo cual respondió: "Hace casi 40 años hicimos uno, así que tranquilamente se podría hacer hoy. Por supuesto que no es fácil, pero el ARA Almirante Irizar se hizo casi de nuevo en la Argentina. Podemos discutir si se cumplieron los plazos y demás, pero se hizo. Yo soy optimista, he trabajado en la industria naval y he visto cómo se hacían buques, no creo que nos hayamos olvidado".
Hoy, nuevamente, la discusión se centra en la necesidad de adquirir un buque de capacidad polar. Está claro que, en este caso, es imperativo satisfacer requerimientos operativos urgentes en el sector antártico argentino. No hay virtualmente tiempo sino para una adquisición inmediata, de un buque a incorporar con premura a la próxima campaña antártica. El tema es indagar, paralelamente, en la posibilidad de volver a construir buques en el país. Entre ellos, buques polares y de investigación. Desde la UTN FRTDF, y específicamente desde el Centro de Estudios UTN Antártida, deseamos enfatizar la necesidad de volver a contar con una industria naval nacional, capaz de satisfacer no solo los requerimientos de organismos oficiales argentinos, sino también de empresas navieras nacionales.
Es de entender que el reto es grande, pero un adecuado marco normativo, junto al apoyo y compromiso político, pueden darle impulso a este sector industrial naval, que es indudablemente uno de los ejes que materializan la visión de los intereses marítimos nacionales.

(*) Docente de la FRTDF – UTN. Integrante del Centro de Estudios UTN ANTARTIDA ARGENTINA “UTNAA”

Fuente: www.latdf.com.ar

martes, 7 de julio de 2020

Avanza el alistamiento de los Patrulleros Oceánicos para la Armada Argentina

El pasado 4 de julio fue botado en Concarneau el (P-52) ARA Piedrabuena, mientras que el 6 de julio le tocó el turno al (P-53) ARA Almirante Storni, en Lanester.
Ambas unidades continuarán sus alístamientos y se estima sus entregas para el próximo año. La última unidad, (P-54) ARA Bartolomé Cordero, será entregada durante el año 2022.
Los buques, de diseño francés corresponden a la Clase OPV-87 del Astillero Naval Group, que se suman al (P-51) ARA Bouchard, serán asignados a la División de Patrullado Marítimo, dentro del Área Naval Atlántica, y su apostadero será la Base Naval de Mar del Plata.
El (P-51) ARA Bouchard fue recibido por la Armada Argentina, en febrero pasado y en su segunda patrulla, capturó al potero chino "HONG PU 16".



jueves, 2 de julio de 2020

Un inspector de pesca dio positivo de COVID-19 a bordo del Patrullero Oceánico ARA “Bouchard”


El Área Naval Atlántica, dependiente del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, informa que se registró un caso positivo de COVID-19 a bordo del Patrullero Oceánico ARA “Bouchard”.
El mismo corresponde a un personal civil, inspector de pesca, no perteneciente a la Armada Argentina, quien cumplía funciones específicas propias de la patrulla de control del mar. Al abordar la unidad se le realizó el hisopado de manera preventiva, dado que no había realizado el período de cuarentena previo a la zarpada, cumplido por la tripulación del buque. Una vez conocido el resultado, manteniendo el aislamiento del personal afectado, el patrullero regresó inmediatamente a su apostadero en la Base Naval Mar del Plata. La persona fue desembarcada mediante un estricto protocolo, quedando a cargo de la Secretaría de Salud del Municipio de General Pueyrredón.
El ARA "Bouchard" iniciaba su tercera patrulla de control del mar desde su arribo al país en febrero de este año, en una de las cuales capturó al pesquero chino Hong Pu 16 que se encontraba pescando dentro de la ZEE Argentina.
En esta oportunidad, dadas las malas condiciones hidrometeorológicas previstas que demorarían entre 24 y 48 horas el inicio de la patrulla, la unidad debió zarpar el lunes 29 por la mañana, permaneciendo en un área cercana a la ciudad a la espera del resultado. Esta patrulla de control de los espacios marítimos, en defensa de los recursos naturales en el mar, que significan la fuente laboral de una gran cantidad de argentinos, se había planificado ante la posible presencia de buques extranjeros no autorizados, pescando en la Zona Económica Exclusiva.
Cabe destacar que el caso positivo es asintomático y se encuentra en buen estado general de salud. Por su parte, el buque permanecerá en cuarentena por los próximos días cumpliendo el correspondiente protocolo.

Fuente: Gacetilla de Prensa N° 14 - Comando Área Naval Atlántica - Base Naval Mar del Plata

domingo, 21 de junio de 2020

Aniversario de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración



1959 – 21 de junio




Génesis
El primer antecedente histórico acerca del interés de la Armada por los medios aéreos data del año 1908, cuando el entonces ministro de Marina Contraalmirante Dn. Onofre Betbeder ordena un profundo estudio sobre la factibilidad de emplear medios aéreos para la vigilancia y exploración de los estuarios y costas de nuestro país. En ese marco, la Armada Argentina comenzó la actividad de patrullaje marítimo Aeronaval en la década del treinta bajo el indicativo “P” (Patrulla).


Así las cosas, a partir del 17 de febrero de 1936 se creó la Aviación de la Escuadra de Mar integrada por las aeronaves “Consolidated PBY3-A”. Posteriormente, en el mes de marzo del año 1939 se conforma el Comando de la Escuadrilla de Patrulleros, pasando a depender de la Escuadra Aeronaval N°2.-
Durante el año 1946 y 1947 se incorporan a dicha Escuadrilla los aviones “Consolidated PBY5-A Catalina” y en 1954 llegan los “Martin PBM-5 Mariner”.-
A fines de la década del cincuenta, el intenso uso, y la carencia de equipamiento electrónico actualizado, imponía serias restricciones operativas; esta situación cambiaría sustancialmente tras la compra a la R.A.F. de ocho aviones Lockheed Neptuno MR Mk.I (correspondientes al modelo P2V-5), quienes a partir del  19 de septiembre de 1958 fueron arribando al país, pasando a integrar la 1° Escuadrilla Aeronaval de Exploración (constituida por Orden Ejecutiva N° 01/59 de fecha 07/02/1959)



El primer vuelo de dos “Neptune” (el 0408/2-P-101 y el 0411/2-P-104) en el país fue registrado sobre el estadio de la Base Naval Puerto Belgrano el día 20 de junio de 1959 durante la ceremonia de la jura de la Bandera.
El día siguiente - 21 de junio de 1959- ya con la incorporación oficial de dichas aeronaves (a partir del 20/12/1958) fue instituido como el de la creación de la ESCUADRILLA AERONAVAL DE EXPLORACIÓN, con destino en la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE) y dependiendo en ese entonces de la Escuadra Aeronaval N° 2.-
En esa época y debido a la complejidad de sus equipos, los aviones Neptune significaron una verdadera revolución técnica dentro del ámbito de la AVIACIÓN NAVAL, esta situación, abrió un amplio espectro de capacidades operacionales que se materializaron a partir del primer vuelo de operación antisubmarina real, realizado entre el 20 al 29 de octubre de 1959 en oportunidad de realizarse el “Operativo Comodoro Rivadavia” de búsqueda de un submarino no identificado en las costas de dicha ciudad.  Con su gran alcance, su operatividad en todo tiempo, el perfeccionamiento de sus equipos electrónicos y de sus armas hicieron de ella una unidad de fuerte resonancia dentro de las actividades operativas aeronavales, que le permitieron cumplir misiones diversas tales como: operaciones antisubmarinas (patrullando, cortinado, búsqueda, caza y ataque), operaciones de exploración (Control de Tráfico Marítimo sobre la Zona   Económica Exclusiva o “Mar Argentino”) y operaciones de minado.
La Escuadrilla comenzó a integrarse a los Operativos Unitas al año siguiente de su creación (1960) hasta 1981 (Unitas XXII). En uno de estos operativos (Unitas VI) llevado a cabo durante el mes de noviembre de 1965, el avión Neptune 0414/2-P-107, al momento de emprender el regreso de su misión nocturna, impacta contra una de las laderas del Monte Josafat en Río Grande do Sul, provocando la pérdida de toda su tripulación.
El 15 de septiembre de 1961, siendo las 08:00 horas despegó con rumbo sur el 0410/2-P-103 siendo su objetivo real el de efectuar un relevamiento fotográfico de las Islas Malvinas (incluyendo Port Stanley), las que son sobrevoladas a 2500 m entre las 13 y las 13:30 horas, cumpliéndose con el primer sobrevuelo de las mismas por un avión militar argentino en 20 años.
El 10 de septiembre de 1964 se registra el primer vuelo antártico de un P-2V-5 (el 0414/2-P-107) habiendo operado desde el aeropuerto de Comodoro Rivadavia, siendo el objetivo de la misión la de informar el estado de los hielos antárticos entre Joinville hasta la Isla Robertson (65° Lat. S), habiéndose arrojado correspondencia durante el sobrevuelo a las estaciones Decepción, Esperanza y Melchior.
Otro infortunio que enlutó a la Escuadrilla fue durante el 15 de septiembre de 1976, oportunidad en la que el Neptune 0644/2-P-103 tras efectuar un vuelo glaciológico (actividad en la cual los Neptunes se distinguieron ampliamente) impacta contra el Monte Bernard en la Isla Livingston (Shetland del Sur) produciendo la muerte de su tripulación. Los restos del Neptune son localizados recién el 24 de septiembre, desde un DHC-6 Twin Otter de la Fuerza Aérea; desafortunadamente, mientras se intentaba el rescate de las víctimas, el 19 de enero de 1977, cae en el mismo lugar, el Bell 212 AE-451 del Ejército Argentino concluyendo con la muerte de sus tres ocupantes. -
Luego de estas pérdidas y con la desactivación del 0683/2-P-105, resultó de suma urgencia la necesidad de obtener nuevos aviones para la Escuadrilla de Exploración, pudiéndose contar con cuatro SP-2H Neptunes a partir de enero de 1978 (0706/2-P-110, 0707/2-P-111, 0718/2-P-114 y 0708/2-P-112).-
         
Bautismo de fuego
Durante el conflicto por la recuperación de las Islas Malvinas, la Unidad contaba con dos Neptunes operativos los SP-2H 0708/2-P-112 y el 0707/2-P-111. A partir del 23 de marzo de 1982 y dentro del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur comienzan los vuelos de exploración anti-superficie como de búsqueda y rescate, desde la base operativa de Río Grande “Hermes Quijada” (Base Aeronaval Río Grande - BARG).
El día 2 de mayo de 1982, siendo aproximadamente las 17:00 horas el Destructor (D-29) ARA Piedrabuena informó que el Crucero (C-4) ARA General Belgrano había desaparecido de la superficie tras un supuesto ataque submarino por parte de las fuerzas inglesas. En forma inmediata se destaca a la búsqueda y rescate de posibles sobrevivientes el avión Neptune 0708/2-P-112 no obteniendo resultados. Posteriormente, continúa con esta tarea el 0707/2-P-111 logrando ubicar el lugar del naufragio; tras contactarse con una de las balsas se lanzaron marcas humosas y se transmitió la posición exacta.



A las 05:07 horas del día 04 de mayo de 1982 despegó de Río Grande el Neptune SP-2H 0708/2-P-112 con 11 tripulantes rumbo a las Islas Malvinas para efectuar un vuelo de exploración. En la posición 53° 4´Lat. S 58° 1´ Long. O se detectó la presencia de unidades de superficie, a las 07:10 horas, identificando el receptor AN/ALR 8 las emisiones de banda D de un radar Type 965 perteneciente a naves británicas. Se informa esta novedad al Comando de Aviación Naval, ordenándose el alistamiento de los AMD-BA Super Étendard de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque (EA32), equipados con los misiles Aerospatiale AM-39 Exocet. Al mismo tiempo se dispuso que el SP-2H mantenga el contacto con la formación naval inglesa, para confundir y evitar la identificación. Durante una de las maniobras de descenso hasta el nivel de los 500 pies, se desprendió de la estación alar uno de los dos torpedos MK.44. Una nueva marcación se obtuvo a las 08.43 horas y siendo las 09.20 el radar quedó inoperativo. Tras una ardua tarea de la tripulación se logró poner en funcionamiento, gracias a lo cual fue posible determinar que sobre la posición 52° 33´ S – 57° 40¨ O se encontraban navegando la formación enemiga. El resultado conocido de esta acción conjunta “de manual”, fue la destrucción de D-80 HMS Sheffield a 600 millas al SE de Puerto Argentino.   



Por su desempeño en acciones de guerra, la Escuadrilla Aeronaval de Exploración recibió las condecoraciones "Honor al Valor en Combate" otorgada por el Poder Ejecutivo Nacional y la "Cruz del Sur" del Gobierno y Pueblo de Santa Fe. Pilotos y tripulantes del Neptune 0708/2-P-112 recibieron las condecoraciones “Cruz de Oro al Mérito Naval” y  “Cruz de Plata al Mérito Naval” respectivamente, por lo actuado en la detección de la Flota británica y el guiado de aviones de ataque permitiendo el hundimiento del destructor HMS Sheffield.
El 30 de agosto de 1982 se cerraba una nueva página en la historia de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración al completarse su último vuelo del Neptune con 435,50 horas (en el conflicto).

Nuevo destino
Una nueva etapa se iniciaba a partir del año 1983 con el traslado de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración desde la Base Aeronaval Comandante Espora (Bahía Blanca) a la Base Aeronaval Almirante Marcos A. Zar (BAAZ) en la  Provincia de Chubut, pasando a depender a partir del 14 de abril de la Escuadra Aeronaval N° 6. 



Esta etapa tuvo como principal protagonista la incorporación de cinco aviones Electra L-188 a través de la Comisión “Programa L-188” (dos L-188C, dos L-188PF y un L-188AF). Las dos primeras de ellas arriban al país en noviembre de 1982 (el 0792/2-P-101 y el 0791/2-P-102). Y su línea de vuelo a partir del 11 de febrero de 1983 se había ampliado con tres PC-6B2/H2 Turbo Porter (6-G-2, 3 y 4) y tres Beechcraft B80 Queen Air (6-G-82, 83 y 84).
Paulatinamente los Electra L-188 fueron sometidos a una serie de modificaciones técnicas y estructurales por parte del Taller Aeronaval Central, para adecuarlos operativamente a tareas de Exploración, Antisuperficie y Patrullado Marítimo. -
Con el L-188E (sigla que identificaba a los Electras configurados en la versión Vigilancia Marítima –VM) el Comando de Operaciones Navales planificó fundamentalmente la realización de vuelos de Control de Tráfico Marítimo (VCTM) y control de la actividad ictícola dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE). Este empleo requería de un significativo esfuerzo económico, el cual era financiado parcialmente con fondos de la Secretaría de Agricultura y Pesca de la Nación y con recursos aportados por las provincias de Chubut y Santa Cruz.
La constante presencia sobre el Mar Argentino ha posibilitado que los aviones de esta unidad sean los únicos que han mantenido un contacto frecuente con las fuerzas aeronavales y de superficie británicas en proximidades de las Islas Malvinas. El 25 de julio de 1985 el L-188 0791/6-P-102 despegó desde la Base Aeronaval Río Grande para efectuar un vuelo de vigilancia marítima, entre los paralelos de la ciudad de Ushuaia y Comodoro Rivadavia, y destino final la ciudad de Trelew; el Vicegobernador de Chubut Dr. Juan Carlos Altuna se trasladaba a bordo como invitado, cuando sobrevolaba la posición 53° 12¨S – 65° 50¨O, a unos 170 mn de la costa a la altura de Cabo Vírgenes es interceptado por dos Phantom FGR-2 (XV240/B y XV495/C), los cuales acompañaron el Electra por espacio de unos 12 minutos. Otro incidente similar fue el 23 de marzo de 1989, interceptado por el Phantom XV497, mientras operaba conjuntamente con la corbeta (P-43) ARA Spiro. -    
La Escuadrilla Aeronaval de Exploración fue designada como responsable sobre el Atlántico Sur de la búsqueda y rescate. Así las cosas, el 28 de junio de 1984 se lleva a cabo la primera operación de rescate en apoyo al pesquero “Yee Chang III”. Con la puesta en servicio del 0791/6-P-102 se efectuaron las primeras prácticas de SAR con lanzamiento de “línea de mar”. El 7 de junio de 1987 el 0790/6-P-103 prestó auxilio al transporte YPF “Santa Cruz” que se declaró en emergencia por incendio a bordo.



Las actividades comenzaron a incrementarse, desde maniobras de lanzamiento de cargas durante ejercicios de cooperación con la Infantería de Marina hasta vuelos de demanda de terceros como ser el transporte de caudales del Banco Nación. Los requerimientos significaron vuelos a lejanos destinos como Roma, como el realizado en septiembre de 1993 por el 0790/6-P-103. Con el pasaje a “condición de alistamiento de la 1° Escuadrilla de Sostén Logístico” los vuelos de transportes se acrecentaron y tres Electras estaban disponibles en configuración transporte de personal y/o carga: el 6-P-103, 105 y 106.
En ocasión del Operativo “Relámpago”, desarrollado entre el 16 al 22 de noviembre de 1983 se utilizó el Electra “Wave” 0792/6-P-104 para la instalación provisional de un equipo MAE en el rango de 8/9000 Mhz de frecuencia realizándose así las primeras experiencias en la especialidad de inteligencia electrónica, siendo desactivado el 28 de octubre de 2002 luego de haber volado un total de 1307 horas.
Entre el 05 al 27 de marzo de 1988 la Escuadrilla participó en la Operación “Grifo” en aguas vecinas a la zona de exclusión, realizando tareas de custodia y recolección de datos con motivo de las importantes maniobras aeronavales “Fire Focus” realizadas por las fuerzas británicas en Malvinas.
Aún con medios reducidos se operó en distintas ejercitaciones con la flota, Operativo Austral V (entre el 22 y 27 de mayo de 1996) hasta que el día 27 de octubre de 1997, con los honores correspondientes, fue trasladada en vuelo la última aeronave ELectra L-188 en servicio (6-P-106) al Museo de la Aviación Naval con asiento en la Base Aeronaval Comandante Espora. 
El 14 de mayo de 1998 por disposición del Estado Mayor General de la Armada fueron radiados administrativamente cuatro aviones Electra: 0691/6-P-105, 0692/6-P-106, 0790/6-P-103 y 0791/6-P-102. La fecha formal de desactivación del último L-188E fue el 27 de septiembre de 1998 con el 6-P-106.-

Actualización
En 1996 en el marco de la Ley de Defensa Nacional, el Ministerio de Defensa Argentino, creo una comisión que tuvo como objetivo el análisis de los mecanismos de elaboración de inteligencia exterior, orientada a la lucha contra el narcotráfico. Esta instancia junto con el requerimiento de la Secretaría de Ganadería, Agricultura, Pesca y Alimentación (SAGPYA) que era la de disponer en forma urgente de medios aéreos de vigilancia que permitieran controlar la pesca furtiva en el mar territorial argentino; determinaron la asignación de una partida presupuestaria para adquirir un lote de aviones que permitieran cumplir eficazmente con los nuevos roles establecidos. Siendo el Lockheed P-3 Orion el modelo que más se ajustaba a esos requerimientos.
Por tal motivo la Armada Argentina efectuó un nuevo pedido especificando aparatos de la variante P-3B TACNAVMOD, que fue aceptado por los EEUU el 21 de octubre de 1996. Bajo este esquema, la Escuadrilla dispondría de 6 aviones P-3B Orion en línea de vuelo, cuatro de ellos operativos en forma permanente, mientras que otros dos se encontrarían en el normal programa de mantenimiento.



Simultáneamente entre el 29 de septiembre y el 15 de Diciembre de 1997 pilotos de la Escuadrilla realizaron cursos de instrucción, luego de que los aviones fueran trasladados del desierto de Arizona al Naval Air Depot de Jacksonville (Florida), utilizando los simuladores de vuelo del Fleet Replacement Squadron VP-30 “PROS” (Unidad de entrenamiento de la USN perteneciente al Comando que controla las diversas Alas de Patrulla del Atlántico Compatwingslant). Y, entre el 8 de noviembre y el 9 de diciembre de ese mismo año, también fueron capacitados los futuros ingenieros de vuelo.
En diciembre de 1997 se efectuó el traslado del primer P-3B Orion a la Argentina.  Este primer ferry, y todos los sucesivos, contemplaron una “pierna” inicial con escala en Tucson (Arizona), continuando hasta Roosevelt Roads (Puerto Rico). La segunda “pierna” comprendía el vuelo entre la Base Portorriqueña y la ciudad de Resistencia (Chaco) y una “pierna” final comprendida por un tramo sin escala entre la ciudad chaqueña y la Base Aeronaval Alte. Zar (Chubut) asiento operativo de todas las unidades de patrullaje y exploración dependientes de la Fuerza Aeronaval Nº 3 (FAE3).
El primer P-3B Orion Bureau Nº 152746 (6-P-53) arribo a Trelew el 8 de diciembre de 1997, tripulado por pilotos de la Reserva de la USN, acompañados por un contingente de 7 instructores de LSI, quienes permanecieron en la base por el termino de 4 semanas dictando cursos sobre el mantenimiento del modelo a mecánicos y técnicos, como así también supervisando el adiestramiento conjunto de Pilotos e Ingenieros de Vuelo. Esta fase de instrucción fue breve dado que el personal de la Escuadrilla contaba con la experiencia previa en aviones cuatrimotores. El alistamiento de nuevas tripulaciones se intensifico a partir del 16 de febrero de 1998 con la llegada del segundo P-3B Orion, el Bureau Nº 152763 (6-P-55). La escuadrilla realizo la ceremonia de recepción oficial de los aviones el 3 de Septiembre de 1998, el 16 de Septiembre y el 30 de Octubre de ese mismo año se incorporaron los Bureau Nº 152761 (6-P-54) y el N° 152718 (6-P-51), completándose las entregas el 27 de Junio y el 11 de Julio de 1999 con la llegada de los Bureau Nº 153419 (6-P-56) y el N° 152732 (6-P-52).
Los 6 aviones arribaron al país conservando los esquemas de pintura de su último operador en la USN.  Los 6-P-53, 54, 55 y el 56, exhibían el color Light ghost gray, mientras que los 6-P-51 y 6-P-52 aun mantenían el esquema combinado en color blanco y Light gray, utilizado por la USN entre la década de los 70 y mediados de los 80. A poco de su llegada el 6-P-53 recibió el nuevo esquema de pintura definido por la Amada Argentina.
Hacia fines de agosto de 1999, el 6-P-55 se convirtió en el segundo aparato en recibir el nuevo esquema naval, estando prevista su estandarización en la totalidad de los aviones, en la medida que recibirían las primeras inspecciones técnicas de importancia. El mantenimiento de la línea de vuelo estaría a cargo de mecánicos y técnicos de la propia Escuadrilla, efectuándose las inspecciones de 1er y 2do Escalón en el hangar de la escuadrilla, mientras que para la de 3er y 4to Escalón se recurre adicionalmente a los servicios del Departamento de Apoyo Técnico y contempla el traslado de los aviones hacia el Taller Aeronaval Central en la Base Aeronaval Comandante Espora (BACE).
Debido al fin de la de la “Guerra Fría” muchas naciones que contaban con aeronaves de guerra antisubmarina debieron transformar su doctrina operativa y concentrar sus esfuerzos en nuevos roles de patrullaje marítimo y Argentina no fue la excepción, la Armada Argentina también debió adecuarse en este sentido y, aunque tampoco descuida el adiestramiento en operaciones ASW (Antisubmarinas), actualmente se encuentra avocada, a misiones de patrullaje para prevenir los delitos en aguas jurisdiccionales y adyacentes, controlando un litoral marítimo con 4650 Km. de costa que incluye al Río de la Plata y a la denominada zona común de pesca entre la Argentina y el Uruguay, el sector de las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur, la Antártica y la Zona Económica Exclusiva. En ese contexto, el P-3B Orion se a convertido en una eficaz herramienta de vigilancia, efectuando periódicamente vuelos de Control de Tráfico Marítimo (V.C.T.M.) con una duración promedio de entre 6 y 10 hs.
A través de la Agencia Nacional SAR Marítimo, la Armada Argentina ejerce sus competencias legales en cuanto a la salvaguarda de la vida humana en el mar (Ley Nº 22445) y conforme a este compromiso, junto al portón del hangar de la Escuadrilla, flamea en forma permanente la bandera “de guardia” ante cualquier requerimiento de operaciones de búsqueda y rescate, manteniendo en alerta permanente al menos un P-3B Orion con tripulación completa y disponibilidad en el término de 2 hs desde el aviso de alarma.


Es así que, el día 29 de marzo de 1998 tres militares argentinos desaparecen en inmediaciones de la Isla Laurie, ubicada en el archipiélago de las Islas Orcadas del Sur, por lo que el Comando de Operaciones Navales ordena el despliegue de un P-3B hacia la Base Aeronaval Río Grande, efectuándose entre el 2 y el 5 de abril sucesivos vuelos SAR.
El día 22 de abril de 1999 una aeronave P-3B Orion perteneciente a esta Escuadrilla efectuó una misión de 6 hs de duración en búsqueda de sobrevivientes del buque de bandera coreana “HANDOU 202” porque se había hundido en la milla 200 del Mar Argentino, a la altura de Comodoro Rivadavia, luego de desencadenarse un incendio abordo.
El día 11 de abril del 2007 una aeronave P-3B Orion acude en auxilio del Rompehielos (Q-5) ARA Almirante Irizar, por sufrir un incendio a bordo, hecho que produjo el desalojo inmediato de todos sus tripulantes (sin tener que lamentarse víctimas).
El día 13 de marzo del 2008 el P-3B Orion 6-P-53 registró el 1er Cruce del Círculo Polar Antártico con este tipo de aeronave. Las Bases Argentinas sobrevoladas ese día fueron: Base Esperanza, Base San Martín (ubicada al sur del “círculo polar antártico”, 68º07’55” S / 67º08’12” O) y Base Marambio.
El día 17 de febrero del 2009 el P-3B Orion (6-P-54), realiza un vuelo SAR en la península antártica a la altura de la Base San Martín, lugar donde se encontraba varado el buque de pasajeros “Ocean Nova”.     



La incorporación del P-3B Orion, reconocido por su excelente versatilidad operativa, generó una gran expectativa en cuanto a su utilización para formar parte del Poder Naval Integrado, de esta manera le permitió participar desde el año 2003 en misiones de Paz Internacional, tal como lo son los Operativos Multinacionales Combinados: Panamax. 
Estos y otros sin número de acontecimientos forman parte de la rica historia de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración, con los hombres y mujeres que -han y siguen- formado parte de ella. Pero lo cierto es que, los que hoy conforman la Escuadrilla tienen el inmenso legado y la responsabilidad de mantener vivos estos sacrificios y esfuerzos realizados por sus antecesores. –

Prof. Pablo Marcelo ARBELETCHE
Corresponsal Naval y Delegado del Museo de la Aviación Naval (MUAN)
Coordinador de la Sala Histórica “Alte. Marcos A. Zar”
FAE3 – BAAZ – Trelew Chubut -
FUENTE DE INFORMACIÓN
Historiales de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración
Tomos I, II y III Historia de la Aviación Naval (Pablo E. Arguindeguy – Buenos Aires 1981)
Revista MACH 1 (Circulo Profesional de Aviadores Navales)
Monografías del Sr. Jorge Nuñez Padin (Serie Aeronaval N° 7, 21 y 23)
Archivos del Corresponsal Naval y Delegado del MUAN Prof. Pablo M. Arbeletche


jueves, 18 de junio de 2020

Reunión ANAU – TERZONA en pandemia



La reunión se realizó por videoconferencia.

El objetivo de esta reunión fue analizar y evaluar las actividades desarrolladas y a ejecutar entre el Área Naval Austral (ANAU) y la Tercera Zona Naval (TERZONA) de la Armada de Chile; actualizar procedimientos permanentes que faciliten las actividades combinadas; y continuar incrementando y estimulando la comunicación directa entre los distintos niveles de ambos comandos, a fin de intensificar el conocimiento mutuo y la cooperación. Por parte de la Armada Argentina estuvieron presentes el Comandante del Área Naval Austral, Capitán de Navío Marcelo Alejandro Dalle Nogare, acompañado por su Jefe de Estado Mayor, Capitán de Navío Néstor Darío Cersofios; y el Jefe de Operaciones, Capitán de Corbeta Augusto Abel Lizondo.
En tanto que la Comitiva de la Armada de Chile estuvo encabezada por el Comandante en Jefe de la Tercera Zona Naval de Chile, Contralmirante Ronald Baasch Barbieris, quien estuvo acompañado por el Jefe de Operaciones, Capitán de Fragata Jorge Bernhard Arentsen Schmidt, y el oficial a cargo de temas antárticos, Capitán de Fragata Rodrigo Agüero Miranda.
Dentro de los temas abordados en la reunión se realizó una crítica de la Patrulla Naval Antártica Combinada (PANC) 2019/2020 y del ejercicio EVACRIT 2019. Se elaboró la carta de felicitación a las unidades participantes de la PANC: los buques ATF “Lautaro”, OPV “Fuentealba” y AP “Aquiles” de la Armada de Chile; y los avisos ARA “Islas Malvinas” y ARA “Puerto Argentino” de la Armada Argentina. Además se trataron temas relacionados a intercambios operativos y protocolares.

Fuente: Gaceta Marinera - vía El Sureño

sábado, 6 de junio de 2020

Día del Servicio de Hidrografía Naval

Buque Hidrográfico (Q-11) ARA Comodoro Rivadavia

Desde el 6 de junio de 1879, con la creación del Servicio de Hidrografía Naval, creada dos años antes, se conmemora esta fecha, como su día.
"SI CONOCES BIEN TU MAR, MEJOR DEFENDERÁS TU TIERRA": su lema.
El Servicio de Hidrografía Naval presta el servicio público de seguridad náutica mediante:

  • La edición de cartas, derroteros, listas de faros y señales marítimas, tablas de marea, almanaque náutico, y demás publicaciones náuticas de acuerdo a las normas internacionales vigentes.
  • Levantamientos hidrográficos y estudios técnicos orientados al mejor conocimiento del ámbito marítimo.
  • La actualización permanente de novedades para la navegación a través de los Avisos a los Navegantes.
  • La confección de pronósticos mareológicos y de alturas de olas.
  • La determinación y asesoramiento sobre señalización marítima e instrumental náutico.
  • Medios de gestión de datos para sustento de los servicios que brinda.
Su misión es proveer el servicio público de seguridad náutica en las zonas de interés nacional, brindando las ayudas necesarias a tal efecto; definir la clase de balizamiento y editar la información para la zona de competencia, proveer la información necesaria para el conocimiento del factor geográfico de las áreas marítimas estratégicas, como así también las normas y elementos para las operaciones de la Armada; ejecutar y promover estudios, exploraciones, trabajos e investigaciones sobre hidrografía, oceanografía, astronomía, meteorología marítima, cartografía y otras ciencias relacionadas con las actividades marítimas que coadyuven al desarrollo económico y científico del país, a fin de, promover el máximo de la seguridad a la navegación y propender al progreso y defensa de la Nación.

Buque Oceanográfico ((Q-20) ARA Puerto Deseado

Buque Oceanográfico (Q-21) ARA Austal

Lancha Hidrográfico (Q-15) ARA Cormorán

Agradecimientos: CN VGM (RE) Rafael Rey Alvarez, Oscar Fiippi

Calificación de pilotos de helicópteros en el (P-51) ARA Bouchard



Durante su segunda patrulla del Patrullero Oceánico (P-51) ARA Bouchard (POBD), el Comando de Aviación Naval (COAN) dispuso el despligue de medios para certificar el uso de la plataforma del recientemente incorporado buque. Tanto la 1° Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EA1H) y la 2° Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros (EA2H) despacharon helicópteros hacia el buque.
Fue así que el pasado 18 de mayo, el helicóptero Aerospatiale AS-555 Fennec 2 3-H-131 y el Sikorsky UH-3H Sea King 2-H-241 operaron por primera vez sobre el buque, calificando tripulaciones para su uso operativo.
El artísta Carlos Adrían García reflejó estas operaciones en un óleo de 70x50 que compartimos, a su vez invitamos a todos a visitar su página para disfrutar del resto de su obra en su página: haciendo click aquí

lunes, 1 de junio de 2020

Los cambios en la División de Destructores



Como evolución de la División Torpederos, luego División Destructores (DVDE), un día como hoy, 01 de junio, pero del año 1.962 se separa dicha División, dentro del Comando de la Flota de Mar (COFM). -cuando se incorporan los Destructores, ex Us Navy, de la Clase Fletcher, el (D-20) ARA Brown (USS Heermann DD-532), el (D-21) ARA Espora (USS Dortch DD-670) y el (D-22) ARA Rosales (USS Stembel DD-644), pasan a formar la 2° División de Destructores, mientras que los Destructores de la clase Buenos Aires, el (D-7) ARA Entre Ríos, el (D-6) ARA Buenos Aires, el (D-9) ARA San Juan, el (D-11) ARA Misiones, el (D-10) ARA San Luis y el (D-12) ARA Santa Cruz formaron la 1° División de Destructores. Ambas divisiones, quedaron alojadas en la Base Naval de Puerto Belgrano (BNPB) y allí su buques tienen su apostadero habitual.
Con la llegada de los nuevos Type 42, el (D-1) ARA Hércules y mas tarde el (D-2) ARA Santísima Trinidad, estos dos pasan a formar la 1° División de Destructores mientras que la 2° División de Destructores, se formó con los destructores Clase Fletcher (D-23) ARA Almirante Domecq Garcia (D-24) ARA Almirante Storni , y los Clase Allen M. Summer el (D-26) ARA Bouchard, (D-29) ARA Piedra Buena y (D-25) ARA Seguí que se recibieron en 1972 y el Clase Gearing (D-27) ARA Py, arribado al País, en 1973.
Con la recepción de los nuevos Meko 360 H2, (D-10) ARA Almirante Brown, (D-11) ARA La Argentina, (D-12) ARA Heroína y (D-13) ARA Sarandí, para 1983, se dan de baja los Clase Fletcher, Allem Summer y Gearing.
Al desprogramarse el (D-2) ARA Santísima Trinidad y ante la transformación del ARA Hércules en transporte rápido multipropósito, cambiando su numeral a (B-52), los Destructores Meko 360 H2 forman la División de Destructores.
Desde su creación ha participado en los principales despliegue de medios entre los que podemos mencionar:
+ Crisis de los misiles en Cuba: la DVDE participó con los buques (D-21) ARA Espora y (D-22) ARA Rosales

+ Crisis entre Argentina y Chile en 1978: los buques formaron parte de los tres  Grupos de Tareas desplegados al área de la disputa territorial. El ARA Hércules operó junto al Portaaviones (V-1) ARA 25 de Mayo. El ARA Rosales, el ARA Bouchard y el ARA Piedrabuena cubrirían, junto al Crucero (C-4) ARA General Belgrano el proyectado desembarco anfibio. Y los ARA Py, ARA Seguí y Domecq García formaban un tercer grupo de tareas.
+ Guerra de Malvinas: Todos los buques, de ambas Divisiones fueron desplegados en dos etapas, primero para la reconquista y luego, al inicio de las hostilidades en un movimiento de pinzas al norte y al sur de la Task Force inglesa. Cumpliendo la orden de repliegue, los destructores continuaron con estaciones de patrulla en aguas cercanas al continente.
+ Guerra del Golfo: el Destructor (D-10) ARA Almirante Brown, junto a la Corbeta Misilística Meko 140 A16 (P-43) ARA Spiro formó parte de la Fuerza de Tareas 88.0 que fue enviada al Golfo Pérsico, donde cumplió tareas de control de tráfico marítimo y cumplimiento de los embargos decretados por las Naciones Unidas.
+ Ejercicio Solid Step: el Destructor (D-13) ARA Sarandí, en el año 2003, se unió al Grupo de Batalla encabezado por el Portaaviones Nuclear de la US Navy USS Enterprise (CVN-65) durante su tour por el Mar Mediterráneo.
+ Búsqueda del Submarino ARA San Juan: los destructores ARA Sarandí, ARA La Argentina y ARA Almirante Brown participaron activamente en la búsqueda del siniestrado submarino.
La División Destructores desde su creación ha participado en todas las Etapas de Mar, tal como la Armada Argentina nombra a sus ejercitaciones con medios propios, y también ha participado de numerosos ejercicios con distintas armadas, como los Unitas organizados por la US Navy y armadas latinoamericanas y los Fraternos con la Armada de Brasil.






Fotos: Propias, del Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa e Histarmar