jueves, 17 de mayo de 2018

Ceremonia Central por un nuevo Aniversario de la Armada Argentina




La Armada Argentina, dependiente del Ministerio de Defensa, informa que esta mañana, se llevó a cabo en el Salón Libertad de la sede del Estado Mayor General de la Armada, el acto central por el Día de la Armada Argentina tras conmemorarse el 204º aniversario del Combate Naval de Montevideo; fecha que marcó la victoria definitiva de la Escuadra Nacional al mando del Almirante Guillermo Brown sobre las fuerzas navales españolas en el Río de la Plata. 
Estuvo presidida por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante José Luis Villán; quien estuvo acompañado por el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Teniente General VGM Bari del Valle Sosa; el jefe de la Fuerza Aérea, Brigadier General VGM Enrique Amrein, y el Secretario de Estrategia y Asuntos Militares del Ministerio de Defensa, Licenciado Horacio Aldo Chiguizola.
Asimismo, estuvieron presentes autoridades de la Institución, oficiales, suboficiales y personal civil, representantes del Ministerio de Defensa, funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, del quehacer naval, autoridades eclesiásticas, Veteranos de Guerra de Malvinas, Agregados Navales Extranjeros, efectivos de otras Fuerzas Armadas y de Seguridad, e invitados especiales.
Luego de entonar el Himno Nacional Argentino, el Jefe de la Armada, Vicealmirante Villán, hizo entrega de medallas al personal militar y civil de la Armada Argentina que cumplió 50 años de servicio. Seguidamente, otorgó la condecoración “Cruz de Plata al Mérito Naval” al personal de la Fuerza Aérea Argentina que participó de la aeroevacuación médica del Suboficial Segundo electricista Héctor Ariel Bulacio, perteneciente a la dotación de la base antártica permanente Orcadas, quien había sufrido fracturas en ambas piernas.
A continuación, el Vicealmirante Villán en sus palabras, recordó a los 44 tripulantes del Submarino ARA “San Juan”: “Este día de la Armada nos encuentra en una situación muy especial, este día amerita un sentido reconocimiento a nuestros 44 tripulantes, al Submarino ARA “San Juan”, nuestra última tragedia, esa que ha enlutado a la nación toda y muy especialmente a sus Fuerzas Armadas”.
“Nuestros tripulantes (…) nos recuerdan con su sacrificio, de manera indiscutible, cuál es el límite del esfuerzo que un hombre de armas argentino debe estar dispuesto a dar y su familia a comprender y a respetar. En ese sentido es una deuda de honor que aceptamos y vamos a honrar, la de cuidar y contener a las familias del “San Juan”, como lo ha hecho siempre la Armada desde su creación en todas las situaciones similares”, resaltó el Almirante Villán.
Finalmente exhortó al personal militar y civil diciendo: “Tenemos mucho trabajo que hacer, tenemos problemas que resolver y toda la sociedad necesita que lo hagamos bien. No los hagamos esperar. Actuemos de manera tal que cuando éste presente sea recuerdo nos podamos mirar con orgullo y satisfacción por haber estado a la altura de las exigencias. Pongamos la mirada en alto, comportémonos como dignos herederos de aquel Gran Almirante”.
Al finalizar, se entonó a viva voz la Marcha de la Armada Argentina


















Fuente: Departamente de Comunicación Institucional - División Prensa

Día de la Armada Argentina



Por Decreto Nº 5.304 de 1960, el entonces presidente de la Nación Dr. Arturo Frondizi, instituyó el “Día de la Armada Argentina” en conmemoración del 17 de mayo de 1814 por la victoria del Combate Naval de Montevideo; fecha gloriosa en la historia naval de la República por corresponder a la consolidación de los principios de la Revolución de Mayo con la determinante victoria naval sobre la plaza de Montevideo, obtenida por nuestra escuadra al mando del Almirante Guillermo Brown ante la flota realista que tenía su apostadero en aquel puerto.
Y no ha de arriar mi pabellón
ningún bajel de mi Nación
si queda a bordo un guapo marinero
criollo como tal varón
al pie del cañón.


 
 
 

viernes, 11 de mayo de 2018

Se repotencia la EA32




Mediante la Decisión Adminsitrativa 962/2108, el Estado Nacional se comprometió a abonar al gobierno de la República de Francia, el monto acordado para transferir 5 aviones AMD-BA Super Etendard Modernizados más ocho motores, un banco de pruebas, un lote de repuestos, herramientas, documentación técnica y un simulador.
Con esta compra, se recupera una línea de vuelo con 5 aviones mientras que se comenzarán los trabajos de repotenciación de los aparatos remanentes de la compra original de dicho material.
La Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque (EA32) fue creada el 9 de agosto de 1956 y operó en su primera etapa con aviones Chance-Vought F4U-5 Corsair, de origen norteamericano, cumpliendo funciones de diurnas y nocturnas como caza bombardero embarcado. Con la incoporación del Portaaviones Liviano (V-1) ARA Independencia, en 1959, los aviones comenazaron a operar en su cubierta y eran los primeros aviones de caza equipados con radar de tiro en le región. Con la "navalización" de los North American/Sud Aviation T-28P Fennec, se reactiva la EA32 y comienzan operaciones embarcadas desde el nuevo Portaaviones Liviano (V-2) ARA Veinticinco de Mayo. Con la baja del sistema Fennec, la escuadrilla pasa a reserva para reactivarse con la incorporación de los AMD-BA Super Etendard que llegaron al país en noviembre de 1981.
Con una destacada participación en la Guerra de Malvinas, la EA32 fue responsable de los Con una destacada participación en la Guerra de Malvinas, la EA32 fue responsable de los Con una destacada participación en la Guerra de Malvinas, la EA32 fue responsable de los hundimientos del Destructor D-80 HMS Sheffield y del Portacontenderos MV Atlantic Conveyor. También atacó, con el último misili disponible AM-39 Exocet al PortaavionesR-05 HMS Invincible. Por estas acciones su Bandera de Guerra fue condecorada por “Honor al Valor en Combate” al “ejecutar eficazmente operaciones de ataque empleando aeronaves recientemente incorporadas, dando muestras de alta capacidad profesional, al planear y llevar a cabo misiones de gran complejidad y riesgo que produjeron significativas bajas en unidades capitales del poder naval enemigo”.
Hasta el retiro del V-2, operó regularmente en su cubierta. También realizó operaciones en el portaaviones brasilero A-12 Sao Paulo. Desarrolló Practicas de Aterrizaje y Despegue desde el anterior portaaviones de la Marina de Brasil A-11 Minas Gerais y desde los portaaviones de la US Navy cuando navegan en cercanías de las costas argentinas.
Con las reducciones presupuestarias los aviones no pudieron ser mantenidos en condición de vuelo y dejaron de volar en el 2012. Con estás incorporaciones, los aviones podrán volver a volar y mantener el honor de la EA32 lleno de gloria.

viernes, 4 de mayo de 2018

Operaciones del 4 de mayo de 1982 - Ataque

El 4 de mayo de 1982, minutos después de las 07:50 se informó a los pilotos de guardia de la 2° Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque (EA32), en la Base Aeronaval Río Grande (BARG), el Capitán de Corbeta Augusto Bedacarratz y el Teniente de Fragata Armado Mayora, que la tripulación del avión explorador Lockheed SP-2H Neptune 2-P-11 había detectado un blanco al sudoeste de las Islas Malvinas.Rápidamente se iniciaron los procedimientos pre-vuelo con el armado de los misiles Aerospatiale AM-39 Exocet. El Avion Marcel Dassault - Breguet Aviation Super Étendard 3-A-202 se le asignó al Capitán de Cobeta Bedacarrtz, mientras que al Teniente de Fragata Armando Mayora recibió el AMDBA Super Étendard 3-A-203.En la reunión de pre-vuelo se define el punto de reabastecimiento desde el Lockheed KC-130H Hércules TC-70 (indicativo "Rata", tripulación: Vicecomodoro Enrique Pessana, 1er Teniente Gerardo Vaccaro, Mayor Eduardo Gómez, Suboficial Auxiliar Oscar Ardizzoni, Suboficial Auxiliar Mario Amengual, Suboficial Auxiliar Manuel Lombino, Cabo Principal Mario Cemino y Cabo Principal Luis Martínez. Esperó en 50º 30' S / y 65º 30' O a nivel FL 100 y reabasteció, en su vuelo de ida, a los dos Super Etendard. Despegó de Río Gallegos a las 08:45 y arribó a Río Grande a las 13:45), apoyado por el Gates Lear Jet LR-35, (indicativo "Dardo"; misión: diversión. Tripulación: 1er Teniente Eduardo Blanco, Teniente Luis Herrera y Cabo Principal Dardo Rocha; despegó de Río Grande a las 09:40 y arribó a la 13:00) y escoltados por los IAI M-5 Dagger (indicativo "Pollo", misión: cobertura del Hercules KC-130 y los dos Super Etendard ; armamento: dos cañones y misiles Shaffrir. Tripulación: Capitán Amílcar Cimatti (C-437) y Capitán Higinio Robles (C-414). Despegaron de Río Grande a las 10:20 y arribaron a las 13:00). La pareja de SUE recibió el indicativo de Aries, y fue comandanda por el CC Bedacarrats y el TF Mayor fue su numeral.
A las 09:45 recibieron la autorización de despegue, ascendieron hasta los 15.000 pies (4.500 metros) y se dirigieron al punto de encuentro con el avión cisterna. Luego de completar sus tanques en estricto silencio de radio, continuaron su vuelo hacia el área determinadas por la superioridad.
En vuelo, a las 10:30 desde los sistemas de apoyo electrónico comienzan a activarse, pero con débiles señales lumínicas en el tablero y sonoras en los auriculares de ambos pilotos. Ingresaban en la primera fase de detección de los radares ingleses pero las mismas no indicaban que los tenían perfectamente detectados. Ambos aviones penetran una densa capa de nubes, al salir de ella ya se encontraban volando al ras del agua y a 800 kilómetros por hora.

Desde el Neptune, el Comandante del patrullero, el Capitán de Corbeta Ernesto Proni Lesto, rompió el silencio de radio y se produjo el siguiente dialogo:
-Aries, aquí Mercurio
-Aquí Aries, adelante
-Confirmo "duende" grande y dos medianos en 52°33´sur/57°40,5´oeste. Otro mediano en 52°48´sur/57°31,5´oeste. Suerte
-Recibido
La pareja de Super Étendar se encontraba a 115 millas naúticas delos buques grandes y a 145 del mediano. Ambos asciendieron a 500 pies para buscar con los radares Agave de sus aviones pero no detectaron ningun blanco, retomaron el nivel anterior y continuaron su navegación hacia el área informada. Minutos después repiten el procedimiento y esta vez los radares iluminaron los blancos, inmediatamente ingresaron los datos de los eco radar al sistema de ataque de abordo y nuevamente descendieron para realizaron la penetración final. Ambos pilotos cargaron las coordenadas  en sus armas antibuque, descendieron y depués de la revisión final, el Comandante ordenó "Lanzar misil", a las 11:03.
Doce segundos más tarde, uno de los misiles hizo impacto en el destructor inglés Type 42 D-80 HMS Sheffield que a más de 1000 kilómetros por horar penetró por la banda de estribor e hizo explosión dentro del buque.
La única información del ataque, desde el destructor, se obtuvo 5 segundos antes cuando el Oficial de Operaciones informó al Director de Misiles que observó el humo del misil que se dirigía hacia ellos, éste ingresó los datos al Sistema de Control de Fuego  ADAWS 4, pero sin suficiente tiempo para genera algún tipo de respuesta. Los SUE jamás fueron detectados.
Luego del lanzamiento se inició el escape de regreso a la BARG, con suficiente combustible no fue necesario un nuevo reaprovisionamiento y aterrizaron a las 12:04.
El buque fue consumido rápidamente por un incendio generalizado, y 20 tripulantes resultaron fallecidos. Una vez apagado el incendio, la fragata F-101 HMS Yarmouth inició su remolque, finalmente, el 10 de mayo los restos del destructor se hunden en agus del Atlántico Sur en las posición 53°04´sur/56°56´oeste.


Operaciones del 4 de mayo de 1982 - Exploración


La mañana del 4 de mayo del año 1982 desde la Base Aeronaval de Río Grande (BARG), a las 04:00, despegaba el  Lockheed SP-2H Neptune 2-P-112, tripulado por el Capitan de Corbeta Ernesto Proni Leston (Piloto-Comandante), el Capitán de Corbeta Sergio Sepetich (Piloto), el Teniente de Fragata Juan Gatti (OCO), el Teniente de Corbeta Guillermo Maneses (Navegante), el Suboficial Primero Juan Carlos Heredia (Mecánico de vuelo), el Cabo Primero Hugo Saavedra (Ayudante de mecánico) el Suboficial Primero Anibal Sosa (Detección), el Suboficial Segundo José María Pernuzzi (Detección), el Cabo Princial Daniel Yerba (Radio operador), el Cabo Principal Luis Nuñez (Operador MAE y Vigía de proa), el Cabro Primero Luis Del Negro (Armas y vigía de Popa) y el Cabo Primero Cesar Horacio Fernandez (Supervivencia y Vigía de popa), Su misión era investigar e informar sobre toda unidad de superficie en el área Malvinas que lograse detectar con su radar APS-20.
A las 05:00 obtuvieron su primer contacto de superficie que era el Aviso (A-10) ARA Comodoro Somellera que se encontraba en estación SAR (Búsqueda y Rescate). A las 07:50 en su radar apareció un contacto clasificado como "mediano", al tiempo que el operador CME confirmó e un radar emitiendo, al que clasificó como buque de guerra. Infomaron el contacto y sus coordenadas geográficas al Comando de la Fuerza de Tareas Aeronaval (FT80), mientra que recibieron instrucciones de permanecer en la zona y mantener una discreta exploración en contacto y se cancelaba la misión original. El radar a válvulas presentaba fallas por lo que se habían embarcado cristales adicionales para garantizar su empleo, razón por la cual no se podía usar constantemente y solo cuando se confirmaba su uso, el avión tomaba altura, y emitia con el mismo, teniendo la certeza que esa emisión era captada por los radares y equipos MAE del enemigo. El Neptune mantenía el contacto con otra localización a las las 08:14 horas en latitud 52º 47’ sur, longitud 59º 37’ oeste, a las 08:43 obtuvo 3 contactos radar en latitud 52º 47’ sur, longitud 57º 40’ oeste. Para las 09:25 el radar quedó sin servicio. El avión se mantuvo maniobrando con alejamientos hacia el Sur y retornaba a puntos aleatorios de emisión en forma períodica. Las fallas del radar se repetían y con esfuerzo de su tripulación se lograba ponerlo en servicio.
A las 10:30 desde el Comando de la Fuerza de Tareas Aeronaval se les ordenó actualizar la posición de los buques enemigos detectados. Con la sospecha que se había ordenado un ataque a los blancos detectados con un binomio de Avions Marcel Dassault Bregute Aviation Super Étendard (SUE), armados cada uno con un misil Aerospatiale AM-39 Exocet, lograron confirmar la ubicación (latitud 52º 33’ sur, longitud 57º 40’ 5” oeste) de dos buques grandes y uno mediano y transmitir al Comando de la FT80 y a los SUE que efectivamente ya estaban en vuelo hacia la zona. Mientras confirmaban con el equipo CME que el avion patrullero había sido detectado nuevamente por los radares enemigos.
El SP-2H efectuó maniobras evasivas hacia el Sur y se dirigió a la BARG, donde aterrizó luego de un vuelo de siete horas.

jueves, 3 de mayo de 2018

Ataque al Aviso (A-9) ARA Alférez Sobral



En la madrugada de un día como hoy, pero de 1982, durante la Guerra de Malvinas, el Aviso (A-9) ARA Alférez Sobral es atacado por helicópteros de la Royal Navy.
En el mismo pierden la vida, su Comandante, el Capitán de Corbeta Sergio Gomez Roca, el Guardiamarina Claudio Olivieri, el Cabo Principal Mario Orlando Alancay, el Cabo Segundo Sergio Rubén Medina, el Cabo Segundo Elvio Daniel Tonina, el Cabo Segundo Ernesto Rubén Del Monte, el Marinero 1º Héctor Dufrechou y el Conscripto Roberto D'Errico.
A las 17:30 del sábado 1 de mayo, es derribado un British Aerospace Canberra de la Fuerza Aérea Argentina, a unos 190 kilómetros al norte del Estrecho de San Carlos. Sus dos pilotos se eyectan, por lo que es destacada la unidad para iniciar una búsqueda y rescate de ambos tripulante.
El buque debía ingresar a aguas peligrosas ya que estaban controladas por el enemigo inglés, no obstante lo cual el Comandante, junto a su Plana Mayor y Dotación, zarpan rumbo al punto dato informado por la superioridad.
En la mañana del 2 de mayo se recibe en el Aviso una actualización de los medios del enemigo, en el que se informa de un Task Force Británica compuesta por un portaaviones y entre seis y ochos buques de guerra operando en el área. Hacia el atardecer se recibe la triste noticia del ataque con torpedos y posterior hundimiento del Crucero (C-4) ARA General Belgrano.
Para medianoche de ese día el aviso es sobrevolado por un helicóptero Sea King por lo que el Comandante ordena cubrir los puesto de combate, el mar se encontraba muy agitado lo que dificultaba apuntar con las armas de a bordo. Otro helicóptero se acerca y se ordena abrir fuego contra el mismo con el cañón de 40" y las ametralladoras de 20", por lo que la aeronave abandona el área, sin recibir daños por la metralla. Al momento se distinguen del horizonte dos destellos, que eran de misiles ingleses lanzados desde otro helicóptero. Uno de ellos impacta en la lancha dotación del buque, que queda destruida y el resto de las esquirlas provoca heridas en los apuntadores de las ametralladoras. El otro misil, pasó por arriba del buque y se perdió en el mar. Luego del alto el fuego, se constató que las antenas y equipos de comunicación quedaron averiados.
A fin de proteger al resto de la tripulación, el Comandante ordena que permanezca una guardia mínima en el puente, encabezada por él. A las 01:20 el enemigo atacó nuevamente. Un misil impactó de lleno en el puente, destruyéndolo totalmente, al igual que el cuarto de radio que se hallaba directamente debajo. El palo de proa cayó y las innumerables esquirlas provocaron averías diversas en toda la parte superior y media del buque, que se estremeció como si hubiera sido golpeado por una mano gigantesca. El sector de proa se llenó de humo y el penetrante olor de la explosión invadió los compartimientos, aumentando la ansiedad general.
Luego del ataque, el Segundo Comandante, se dirige al puente observando que el mismo estaba completamente destruido con un incendio y toda la guardia destacada había fallecido.El Segundo Comandante, el Teniente de Navío Sergio Bazán, debió asumir el comando de la unidad ante la muerte en combate del Comandante. Ante esta situación, evalúa el estado de la nave. El jefe de máquinas le informa que se averió el sistema de timón, por lo que no era posible maniobrar el buque. El grupo de control de averías, con las máquinas detenidas, apagó los incendios provocados por el ataque. De la evaluación de la nave, se concluye que se encontraba sin timón, el puente y todo su instrumental, destrozado, las balsa salvavidas inutilizadas por las esquirlas, un incendio a bordo, 8 tripulantes incluido el Comandante fallecidos y otros ochos heridos. También cabía la posibilidad de otro ataque enemigo.
Una vez dominado el incendio y establecido un precario sistema de timón, el Teniente de Navío Bazán y el resto de la tripulación inician el regreso al Continente, sin ninguna ayuda a la navegación.
Estimado la rumbo, se encaminaron hacia el Oeste, finalmente en la mañana del 5 de mayo, divisaron tierra, sin tener claro a dónde habían llegado, para las 09:00 divisan un punto en el horizonte, por lo que lanzan bengalas luminosas, finalmente era el helicóptero Bell 212 H-88 de la Fuerza Aérea Argentina, destacado en el ARA Cabo de San Antonio, que logró verlos, los sobrevoló e informó;a su superioridad del hallazgo del buque. Rápidamente desembarcó a un tripulante cuyas heridas complicaban su sobrevida.
Con mucho viento y la ría complicada para la navegación, el Aviso finalmente tomó amarras en Puerto Deseado.



Fuente: Histarmar - basado en el relato del Segundo Comandante, el Teniente de Navío Sergio Bazán

miércoles, 2 de mayo de 2018

36 Aniversario del Hundimiento del Crucero ARA General Belgrano



Esta mañana se llevó a cabo la ceremonia central a 36 años del hundimiento del crucero ARA “General Belgrano”, la misma tuvo lugar en el cenotafio del Comando de la Flota de Mar en la Base Naval Puerto Belgrano que recuerda a los tripulantes del crucero.
La ceremonia estuvo presidida por el Jefe del Estado Mayor General de la Armada (interino), Vicealmirante José Luis Villán; lo acompañaron el Subjefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante Francisco Javier Medrano; el Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, Contralmirante Osvaldo Andrés Vernazza; y el Comandante de la Flota de Mar, Capitán de Navío Julio Horacio Guardia.
También participaron veteranos de la Guerra de Malvinas pertenecientes a la última dotación del crucero ARA “General Belgrano” y familiares de los 323 fallecidos en su hundimiento, ex tripulantes de la unidad, autoridades navales, comandantes de unidades, personal militar y civil, e invitados especiales.
Luego de la entonación del Himno Nacional Argentino, ejecutado por la Banda de Música de la Base Naval Puerto Belgrano, el Comandante de la Flota de Mar pronunció palabras alusivas. “El ARA ‘General Belgrano’ llevaba a bordo 1093 tripulantes, 323 de ellos conforman desde entonces la guardia de honor del crucero en su amarradero definitivo. Todos ellos fueron hombres plenamente conscientes de la responsabilidad y el riesgo que asumían. Una tripulación que en la hora decisiva hizo todo lo que tenía que hacer, mostrando ante la tragedia, profesionalismo, liderazgo, valor y entrega”, expresó el Capitán de Navío Guardia.
A continuación, el Capellán Castrense presbítero José Luis Toya, pronunció una invocación religiosa. Luego, los familiares procedieron a descubrir placas en homenaje a tripulantes caídos en el hundimiento y colocaron ofrendas florales.
La ceremonia concluyó con la Marcha del Crucero ARA General Belgrano.







Fuente:Departamento de Comunicación Institucional - División Prensa

Aniversario del Hundimiento del Crucero (C-4) ARA General Belgrano



Un día como hoy, pero en el año 1982, durante la Guerra de Malvinas, el Crucero, Clase Brooklyn, (C-4) ARA General Belgrano, resulta hundido luego de ser atacado por torpedos MK.8 lanzados desd el Submarino Nuclear de la Royal Navy HMS Conqueror. Al mando del Capitán de Navío Héctor Bonzo y con 1093 tripulantes, el CRBE había zarpado de la Base Naval de Ushuaia el 24 de abril, contando con los destructores (D-29) ARA Piedra Buena y (D-26) ARA Bouchard como sus escoltas.
Los buques formaron el Grupo de Tareas 79.3 cuyo objetivo era dentro de la Fuerzas de Tareas 79: “contribuir a consolidar la zona insular reconquistada, impedir la recuperación por acción del oponente y apoyar las acciones del Gobierno, desgastando, neutralizando o destruyendo las unidades del enemigo en toda oportunidad favorable”. Para el 29 de abril, se le informa a toda la FT 79 que debe "mantenerse como amenaza potencial diversificada, para operar en oportunidad" y el GT79.3 debía dirigirse con rumbo norte para localizar y atacar a un grupo de tareas británico, encabezado por un portaaviones. Luego se reaprovisiona de combustible junto a sus escoltas del Buque Tanque YPF Puerto Rosales.Para ese momento ya era seguido por el submarino inglés, que discretamente lo había localizado. Las defensas para la guerra antisubmarina del CRBE era nula, mientras que sus escoltas, tenían serias limitaciones en el uso de sus sonares de casco debido a la antigüedad de los mismos. El 2 de mayo, a las 12:30 recibe la GT79.3 la orden de repliegue hacia aguas menos profundas para evitar un potencial ataque submarino. El CRBE y su escolta debieron abandonar el área y su postura agresiva y cambian su rumbo hacia el Oeste y cumplen dicha orden. A las 16:02fue atacado por el submarino británico (S-48) HMS Conqueror al Comando del Capitán de Fragata Chris Wreford-Brown, que le lanza dos torpedos BAE Systems Mark 8. El primero hace impacto en la zona de máquinas, provocando un inmediato corte de energía e iluminación en el buque. A raíz de este impacto resultan 274 tripulantes fallecidos. Seguidamente, el segundo torpedo impacta en la proa del buque, y se desprenden 12 metros de la misma. El Crucero inicia una inclinación hacia babor. A las 16:05  se da la orden de zafarrancho de siniestro, aunque los daños eran tales que el buque se inclinaba a razón de un grado por minuto. A las 16:23 el Comandante da la orden de abandonar el buque y finalmente cerca de las 17:00 el buque se hunde completamente en el punto 55°24′S 61°32′O" del Océano Atlántico.